sábado, 24 de marzo de 2012

MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA, SOBERANÍA y DEMOCRACIA

MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA, SOBERANÍA y DEMOCRACIA
Seguimos de pie junto a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, porque como dijo Néstor Kirchner al asumir, "somos hijos de las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo". Precisamente, porque como militantes nos parieron las Madres y las Abuelas, porque cuando sancionaban las leyes de Obediencia Debida y Punto Final estuvimos en la calle, porque cuando los indultos del innombrable también estuvimos en la calle, porque cuando fue recuperada la ESMA como espacio de la Memoria también dijimos presente!!!
Este 24 de marzo volvemos a la Plaza porque todavía escriben desde la "Tribuna de Doctrina" que un "marxista" influye en las decisiones de la Presidenta y "el gran diario argentino" sostiene que hay jóvenes incautos que son adoctrinados para defender al Gobierno Nacional y agregan que los militantes de La Cámpora se reconocen en el "gen" de los desaparecidos.
Es momento de denunciar que el GOLPE FUE CÍVICO-MILITAR, que no se trato sólo de unos asesinos de uniforme sino que con ellos estaban los poderes económicos representados en Martínez de Hoz y que los mismos que hoy constituyen la avanzada mediática en contra del Gobierno Nacional, son los mismos que ayer justificaron a Videla, Massera y Agosti.
Por eso marchamos, por eso no olvidamos, por eso exigimos juicio y castigo a todos los culpables.

martes, 20 de marzo de 2012

EL ATAQUE SIN FIN A LA EDUCACIÓN PÚBLICA

Hace poco analizábamos LA EDUCACIÓN PÚBLICA EN LA GESTIÓN MACRISTA, hoy un humorista lo grafica más sintéticamente en este dibujo:

Hay que pararlo a Macri antes de que llegue a la fase 4 de su nefasto plan de exclusión social y vaciamiento de las escuelas públicas. No podemos permitir que en nuestra Ciudad cercenen un derecho fundamental como es el derecho al acceso a la educación para todos y todas. 

sábado, 10 de marzo de 2012

EL GOBIERNO DEL "NO SE PUEDE"

Hay desde hace unas cuantas semanas una exaltación de la incapacidad o del "no se puede" que no puede dejar de sorprendernos.
Mauricio Macri, convertido en la contracara ideológica del kirchnerismo, está convencido de que su principal virtud a mostrar frente a los argentinos es la de un gobernante que no se puede hacer cargo de sus responsabilidades.
Una situación insólita sólo posible a un férreo blindaje mediático que lo protege y edulcora su imagen como la de alguien a quien no lo dejan hacer.
La falta de aptitud para gobernar, ser ejecutivo, y gestionar la Ciudad de Buenos Aires es disfrazada bajo el ropaje mediático de que sufre constantes ataques por parte del Gobierno Nacional.
Lo cierto es que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires está frente a una oportunidad única en la historia de nuestra patria. La Ciudad está frente a la oportunidad de ejercer plenamente su autonomía pero la incapacidad de su gobernante se lo impide. Fue en 1994 que el pedido de porteños y porteñas de poder elegir a sus gobernantes se hizo escuchar y la Convención Nacional Constituyente estableció que la Ciudad de Buenos Aires tendría su gobierno autónomo (Art. 129). En 1996, se reúne la Convención Constituyente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y se da, por primera vez, su Constitución además de aprovechar la reunión soberana para reclamarle a la Nación y las provincias mayor autonomía. Así las cosas, uno de los primeros artículos, el 6º, de la Constitución porteña establece que "Las autoridades constituidas tienen mandato expreso, permanente e irrenunciable del Pueblo de la Ciudad, para que en su nombre y representación agoten en derecho las instancias políticas y judiciales para preservar la autonomía y para cuestionar cualquier norma que limite la establecida en los artículo 129 y concordantes de la Constitución Nacional".
Toda constitución, sea nacional o provincial, constituye un mandato ineludible e inexcusable para los gobernantes, no obstante lo cual, Mauricio Macri se obstina en hacer lo contrario a ella, y a los intereses de la Ciudad, e inicia todo tipo de acciones judiciales y políticas para limitar la autonomía de la Ciudad.
A su incapacidad le suma un accionar ilegal e inconstitucional, Macri es un gobernante que no quiere que la Ciudad se haga cargo de sus obligaciones porque no sabe, no puede, no quiere establecer políticas públicas en transporte, ni en seguridad. Tiene un cuerpo de policía que no puede o no sabe hacer nada, ni siquiera un  simple rondín en hospitales, edificios públicos o en las estaciones de subte, sólo sirve para amenazar y amedrentar vendedores ambulantes en Florida. Tiene una empresa del estado, SBASE, que no puede gestionar y administrar los subtes de la Ciudad, sólo sirve para aumentar tarifas y realizar licitaciones para los amigos de Macri.
En la exaltación de la incapacidad, Macri solo quiere arreglar veredas, baches, cambiar de mano a las calles, hacer doble mano otras y convocar a sus amigos para que se hagan cargo de la obra pública. Ese es el modo de gestión PRO, un modo de gestión que maquilla a la Ciudad y no se hace cargo de los problemas reales de los porteños y porteñas.

viernes, 2 de marzo de 2012

EL CAPRICHO DE MACRI Y LOS SUBTES

El Jefe de Gobierno firmó un acta-acuerdo con el Gobierno Nacional según la cual, la Ciudad toma la decisión de aceptar la transferencia de la concesión de la Red de Subterráneos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y mediante la cual, asume el control y fiscalización del contrato de concesión en su totalidad, como así también, el íntegro ejercicio de la potestad de fijar las tarifas del servicio. La Ciudad no sólo firmó el acuerdo con la Nación, sino que comenzó a ejecutar dicho acuerdo al aumentar un 127% la tarifa del Subte.
¿Qué es el acuerdo firmado por los dos gobiernos? Es un acto administrativo por el cual ambos gobiernos manifiestan su voluntad, uno de transferir la concesión de la red de subtes (Nación) y otro de aceptar dicha transferencia (Ciudad). Por lo tanto, siendo dicho acto administrativo válido, suscripto por las autoridades competentes y siendo debidamente publicado, el mismo está firme y origina para las partes derechos y obligaciones. 
Con el acuerdo firme, el Gobierno de la Ciudad toma posesión del contrato de concesión y ejecuta, de manera inmediata el mismo, aumentando la tarifa del subte en un 127%, atribución establecida en el apartado segundo del acuerdo firmado con el Gobierno Nacional. ¿Qué significó el aumento de tarifa del Subte? Fue el principio de ejecución del acuerdo firmado, lo que le otorga validez y plena vigencia al mismo, más aún, cuando dicho aumento ha sido respaldado por la Justicia de la Ciudad mediante un fallo judicial. Además, se trató de otro acto administrativo, esta vez unilateral, derivado de la atribución conferida por el acuerdo suscripto con la Nación según el cual la Ciudad acepta la transferencia de la Concesión de la Red de Subtes.
Conclusión, Mauricio Macri en nombre del Gobierno de la Ciudad ya aceptó la transferencia de los Subtes.
¿Una simple nota dirigida al Ministro de Planificación Nacional puede dejar sin efecto el acuerdo? Por supuesto que no, una nota del Jefe de Gobierno no puede dejar sin efecto un acto administrativo válido y en ejecución. Macri no puede, ni mediante conferencia de prensa, ni mediante una nota dejar privar de efectos jurídicos a la aceptación de la transferencia de la Concesión de la Red de Subtes.


Macri no quiere hacerse cargo de gestionar un área sensible como lo son los Subterráneos de la Ciudad, pone excusas y nadie le recuerda que existe una empresa del Estado de la Ciudad de Buenos Aires denominada SBASE, Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado, cuyos directivos y todo su personal es nombrado y contratado por el Jefe de Gobierno. ¿Cuál es la razón de ser de esta Sociedad del Estado si Macri no piensa hacerse cargo de los Subtes? Una buena pregunta para hacerse.
SBASE asegura que su objetivo final es mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos, reduciendo la congestión del tránsito ampliando la actual red de subterráneos. Pues entonces, que SBASE se ponga a trabajar o que directamente Macri proponga su disolución.
La excusa favorita de Macri es que la Nación le quitó la seguridad de los Subtes al retirar los 240 agentes de la Policía Federal destinados a vigilar las estaciones de subtes. De nuevo Macri no recuerda que cuenta con un cuerpo propio de policías denominado Policía Metropolitana que cuenta con un total de 2.800 agentes en servicio. Una policía que no cumple funciones de vigilancia y patrullaje en todo el territorio de la Ciudad y que no puede disponer de 240 agentes para brindarle seguridad a los pasajeros del Subte ¿para qué sirve? Lo único que debería hacer la Policía Metropolitana es un "rondín" en las estaciones de Subtes, ¿no lo puede hacer? 
A esta altura tenemos una Sociedad del Estado (SBASE) que no cumple sus funciones porque Macri no quiere aceptar la transferencia del contrato de concesión y tenemos una Policía Metropolitana que no sabemos qué hace porque cada vez que los funcionarios porteños se refieren a ella es sólo para decir que no se encuentra preparada, que no tiene la suficiente capacidad o que no cuenta con los medios necesarios. Todo es así en el mundo de Macri.
La historia se repite, Macri no se quiere hacer cargo de nada y cree que con sus caprichos puede dejar sin efectos legales a sus propios actos de gobierno. MACRI ARRUGÓ.

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog