domingo, 24 de julio de 2016

ARDE LA CIUDAD - La política económica de Mauricio Macri como Jefe de Gobierno

Con el paso del tiempo no debemos olvidarnos que Mauricio Macri gobernó durante 8 años nuestra Ciudad y que muchas de las cosas que ocurren, ahora a nivel nacional, los porteños y porteñas ya las vimos.
El ejercicio 2015 -último año de la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad- cerró con un déficit de 7750 millones de pesos. No se trató de una rareza o algo excepcional en la gestión macrista, ya que, en siete de sus ocho años como jefe de gobierno porteño, Macri gastó más de lo que recaudó a pesar de que los ingresos crecieron en forma notable.
El sostenimiento de la demanda agregada y el consumo que impulsó el gobierno nacional desde 2003 en adelante, produjo un lógico incremento de la recaudación de la Ciudad, sobre todo a través del cobro de "Ingresos Brutos". En efecto, la recaudación de Ingresos Brutos subió un 753 por ciento y los ingresos por vía del impuesto inmobiliario y la tasa de ABL (primer tarifazo macrista) se incrementaron en un 869 por ciento. A su vez, también aumentaron los aportes del Gobierno Nacional a la Ciudad en concepto de Coparticipación Federal (649%), de transferencias corrientes correspondientes a planes nacionales (264%) y por transferencias de capital (1.134%).
Pese al crecimiento de los ingresos, Macri acumuló durante sus mandatos como Jefe de Gobierno un déficit de 19.203 millones de pesos. De esa manera, el déficit de la ciudad que era el 3,4% del gasto total porteño en 2007 pasó a representar el 8,7 por ciento. El déficit económico de la Ciudad aumentó, durante la gestión macrista, un 255%.
Sin embargo, y pese a ser la Ciudad de Buenos Aires un distrito millonario en recursos, Macri no incrementó la inversión, ya que la misma se mantuvo casi constante y durante 2015 solo invirtió el 14% del gasto.
No invirtió pero gastó más: la fórmula económica de Macri y Grindetti que maquilló la Ciudad. En efecto, el gasto porteño creció un 802% entre 2007 y 2015. Hubo rubros que registraron aumentos muy por encima de esa suba, por ejemplo, en el área de Turismo, el gasto se incrementó un 4393,9%, un gasto noble si se quiere, no así como el aumento del gasto en Publicidad que creció un 2375,5%. En plena campaña electoral, tanto en la Ciudad como en la Nación, durante el año 2015, Macri gastó en publicidad 1387 millones de pesos, el equivalente al 1,6% del gasto total de la Ciudad y el 18% del déficit total.
La contracara del despilfarro económico del Jefe de Gobierno se observa en las áreas más sensibles del Gobierno de la Ciudad. Durante la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires las áreas sociales tuvieron un incremento del gasto menor al promedio, en Salud sólo aumentó un 693,1% y en Educación un 648,1%. Pero no todo fue incremento del gasto. En el rubro Vivienda, en la gestión de Macri, el gasto cayó un 45%, pasando de representar un 2,9% del presupuesto total de la Ciudad a representar tan solo el 1,6%. Cabe destacar que, entre los años 2007 y 2015 se invirtió en Vivienda un promedio del 1,9% del presupuesto total de la Ciudad, contra el 3,5% del periodo 2005-2007.
Sin grandes inversiones pero con grandes gastos, Mauricio Macri como Jefe de Gobierno endeudó a la Ciudad de Buenos Aires. Mientras el Estado nacional y las provincias se desendeudaban, entre los años 2007 y 2015 la Ciudad cuadruplicó su deuda en dólares hasta llegar a la cifra de 2363 millones dólares. El 89% del pasivo de la Ciudad es en dólares, euros o atado al valor del dólar, con lo cual los porteños y porteñas nos encontramos entre los principales perjudicados por la devaluación que el mismo Macri hizo, ésta vez,  como Presidente de la Nación.
La deuda pública expresada en términos de los recursos totales de los que dispone la Ciudad pasó de representar el 18% en 2007 a representar el 51% en 2015, es decir, que la deuda es igual a la mitad de todos los ingresos de la Ciudad de un año. Cuando Mauricio Macri asumió como Jefe de Gobierno en diciembre de  2007 esta proporción era de apenas un quinto. Por otra parte, si tenemos que la inversión durante la gestión de Macri en la Ciudad se mantuvo en torno al 16% del gasto total, quiere decir que el 84% del incremento de la deuda externa porteña fue a financiar el gasto corriente.
La fórmula de Macri para gobernar la Ciudad fue poca inversión, más gastos, mayor endeudamiento. En breve, la Ciudad deberá empezar a pagar la fiesta macrista. Arde la Ciudad...


No hay comentarios:

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog