martes, 26 de noviembre de 2013

LAS CALLES DE BUENOS AIRES - El negocio que faltaba

Cuenta la historia de la existencia de un pingue negocio que se realiza desde hace 22 años, sin interrupciones, en nuestra Ciudad. En efecto, las dos empresas que se ocupan del estacionamiento medido y del acarreo de los automóviles –las grúas– se encuentran en una situación irregular, con contrato y licitación vencidos, pero con el beneficio de contar con 12 años de prórrogas sucesivas de los contratos.
El servicio de estacionamiento medido y acarro de automóviles fue licitado por primera vez por el intendente Carlos Grosso en 1991, por diez años. Nunca se renovó la licitación y las empresas que ganaron entonces son las mismas que operan ahora. Esta normativa limitaba el estacionamiento medido a unas pocas zonas de la Ciudad.
Las actuales empresas que operan el sistema son Servicio de Estacionamiento Controlado (SEC) y Servicio de Tránsito Ordenado (STO), cuyas firmas controlantes son en realidad BRD Saicifi y Dakota SA, respectivamente, que se dividieron en dos la ciudad: SEC opera en el sur y STO, en el norte, y abarcan las Comunas 1, 2, 3, y 14.

Ahora el PRO va por más. Quieren que haya que pagar por dejar el auto en casi la mitad de las cuadras de la Ciudad, que se cobren tarifas diferenciadas por la cantidad de horas que se estacione, y que se vuelva a instaurar el cepo.


Se prevé que habría unos 140.000 lugares donde se tendrán que pagar distintos tipos de tarifas para dejar un vehículo en la calle, es decir, que el nuevo sistema de estacionamiento medido se extendería al 45% de la ciudad de Buenos Aires. Hoy sólo hay unos 8.000 espacios con parquímetro, en el Microcentro y parte del Casco Histórico.
Habrá tres tipos de tarifas, es decir que el costo de la hora de estacionamiento medido variará según la zona de la Ciudad. En algunas calles se pagará un precio único y en otras una progresiva que irá aumentando por cada hora que se deje el auto estacionado. A su vez, esta tarifa se dividirá en Progresiva 1, para las cuadras con más demanda, y Progresiva 2, para las calles aledañas a esas vías.
Hay que señalar, para visualizar la magnitud de este negocio, que en la actualidad la tarifa tiene un costo de $ 1,40 por hora, que con este proyecto de Macri costará entre $ 5 y $ 6 la simple y podría alcanzar los $ 16 en las progresivas. Un ejemplo de tarifa progresiva sería el siguiente: $ 6 la tarifa base, $ 8 en la segunda hora, $ 10 en la tercera y $ 12 desde la cuarta en adelante.
El PRO señala que no será tan trágico ya que el proyecto de Ley crea la figura del “residente”. Es decir, que quienes vivan en una de las zonas donde habrá estacionamiento medido, en un perímetro de 200 metros, pagarán un precio menor: en las zonas con Progresiva 1, será el 50% del valor de cada hora; en las que sean definidas como Progresiva 2, tendrán gratis las primeras ocho horas y luego pagarán el 50% de lo que corresponda a cada hora extra. Se cobrará por estacionar de lunes a viernes de 8 a 20 y los sábados de 9 a 13. O sea, por más residente que seas, si dejabas tu auto todo el día en la calle de tu casa, ahora vas a pagar por estacionar. Un  poco menos que el resto, pero vos que no usabas el auto en la semana y lo dejabas en la puerta de tu casa, VAS A PAGAR POR ESTACIONAR.
Esta distinción entre Residentes y No Residentes no resulta efectiva, ya que no se contempla que los Residentes estén exentos del pago de cualquiera de las tarifas a implementarse y que los mismos tengan libre estacionamiento las 24 horas del día. De esta manera, tal como lo propone el PRO se va a castigar al Residente que deje el auto en su casa para utilizar el transporte público.
Eso sí, si te olvidaste de pagar por media hora te ponen el cepo para inmovilizar tu auto y obligarte a pagar de inmediato por la liberación de tu automóvil, porque si se pasara de ese lapso el auto sería acarreado. Todo esto en casi la mitad de nuestra Ciudad.
Una Ciudad cada vez más expulsiva y agresiva para con sus habitantes es la que está construyendo Mauricio Macri. Ahora va por un negocio que toma a los porteños de rehenes, ya que seremos ese público cautivo que todo negocio desea poseer, los autos están en las calles y ahora nos van a cobrar por dejarlos estacionados. Un pingüe negocio PRO.

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog