viernes, 29 de enero de 2010

MACRI: DEL FINO PALACIOS, PASANDO POR ABEL POSSE, A LA PICANA

Ya se ha dicho en más de una oportunidad, la necesidad de establecer los motivos que llevaron a Mauricio Macri a apurar la creación de la Policía Metropolitana. "La Ley y el Orden" parecen ser la obsesión del Jefe de Gobierno.
Montado en un reclamo legítimo, el de que la Ciudad cuente con una fuerza de seguridad propia o que conduzca la política de seguridad pública de la Ciudad, Mauricio diseño su policía mientras soñaba con la transformación de la Ciudad en un Estado Policial. Un Estado donde la noción de ORDEN domina la finalidad de las políticas públicas, es decir, que el ORDEN es entendido como un objetivo bueno en sí mismo, necesario para el bienestar social y por ende incuestionable desde la política. En ese sistema, la policía es vista como el medio para el logro del "orden" y pasa a ocupar el lugar preponderante de la escena pública. En el Estado Policial el gobierno mantiene un estricto control social, para ello necesita una fuerza policial fortalecida y un sistema de leyes y garantías constitucionales debilitado.
No resulta oportuno detenerse en todo lo sucedido en estos dos años de gobierno macrista en la Ciudad, sólo recordarlo, pero sí es adecuado tener en cuenta que Mauricio Macri vetó la Ley Nº 3298 que disponía la creación del Comité contra la Tortura. No es casual, no resulta ser un hecho aislado que Macri vete una ley que prevé monitorear y controlar que no se torture en cárceles y comisarías de la Ciudad de Buenos Aires.
Días atrás, el jefe de Gobierno Mauricio Macri, realizó una compra de armamento para la Policía Metropolitana. Se trata de una compra de armas pretendidamente “no letales”. A través de la Resolución Nº 20/2010, el Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Guillermo Montenegro, aprobó la compra de 5 pistolas Taser X-26 y 5 pistolas Peper Ball a la firma Buccello por contratación directa y bajo el monto de 121.000 pesos.
La pistola eléctrica produce una descarga de 50.000 voltios durante cinco segundos, a través del disparo de arpones unidos al arma con filamentos electroconductores (ver ilustración de este post). La persona pierde el dominio de su cuerpo, se encorva y cae. La organización Amnistía Internacional no sólo cuestionó su uso, sino que afirmó que pueden ser letales, son propensas al abuso policial y pidió que no se utilicen más. Según Amnistía, desde 2001 la Taser causó la muerte, sólo en Estados Unidos, de 351 personas (www.amnesty.org), ya que dichos artefactos pueden ocasionar en forma directa e indirecta la muerte debido a cardiopatías, entre otras causas. El último caso fue el de un adolescente de 15 años que falleció el 22 de marzo próximo pasado en Michigan, tras recibir electrochoques por parte de policías. Además, estas pistolas eléctricas cuentan con un nuevo beneficio para quienes las utilizan: no dejan marcas.
Por su parte, la pistola Pepper Ball es un sistema de emisión de agentes químicos que usa una escopeta de aire comprimido, similar a una marcador de paintball, que dispara bolas de pimienta PAVA (capsaicin II), que se suele utilizar para saturar un área o para suministrar un impacto cinético al cuerpo de un sujeto agresivo. Los efectos que produce sobre los seres humanos consisten en sensación de pánico ante el calor en la piel, cierre involuntario de los ojos y produce una sensación de merma en la respiración, aunque los expertos señalan que más que sensación lo que produce esta arma es una obstrucción en las vías respiratorias. Esta arma es efectiva para más de un objetivo, tiene una gran autonomía de disparo y abarca distancias que van de 0 a 50 metros, y, se puede utilizar, ya sea por impacto directo, por saturación del área o por proyección contra obstáculos cercanos.
Amnistía Internacional le había exigió al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que suspenda el uso y la transferencia de armas con dispositivos de energía conducida –conocidas comercialmente como Taser- hasta que no se realice una investigación independiente, seria y rigurosa sobre los efectos que provoca su utilización. Asimismo, esta organización viene exigiendo a los gobiernos del mundo que suspendan o limiten sólo a situaciones extremas el uso de armas Taser ya que no son inofensivas sino que pueden matar.
La Directora Ejecutiva interina de Amnistía Internacional Argentina, Gabriela Boada, señaló que “Nos preocupa que, para la formación de la nueva policía porteña, se esté pensado en adquirir este tipo de armas porque está comprobado que se prestan a abusos ya que son fáciles de llevar, de utilizar, y pueden infligir un fuerte dolor con sólo pulsar un botón y sin dejar señales importantes”.
Macri diseñó e imaginó a su Policía Metropolitana con "el fino" Palacios. Entretanto, armó una agencia paraestatal de espionaje comandada por Ciro James, mientras Abel Posse asumía como efímero Ministro de Educación porteño pidiendo que no se juzgue ni se castigue a torturadores y asesinos de la última Dictadura Militar. En el inició del año, vetó la Ley que disponía la creación del Comité contra la Tortura y, comprando armar eléctricas y químicas que son cuestionadas por el Comité contra la Tortura de la ONU y Amnistía Internacional que desaconsejó su utilización por considerarlas un método de tortura.
Del "fino" Palacios a la picana, la Policía de Macri se prepara para salir a la calle.

2 comentarios:

el arista arrepentido dijo...

Es burdo y es un inútil, pero además es obvio. ¿Para qué y por qué vetó la ley de craación del comité contra la tortura? Para que ese comité no le diga a la policía que no use la picana. Macri quiere que la policía use la picana, y los argumentos respecto que es un arma menos letal que la 9 mm es infantil.

Lerena dijo...

Muy bueno el articulo, que me aclaró algunas cosas y fortaleció una duda que tengo: si un poli de la metro lastima o mata a alguien, ¿que autoridad judicial avala el procedimiento? ¿donde hay un juez, un fiscal en todo esto? Porque en definitiva, usen magnuns o palitos, ¿a que autoridad judicial responden? ¿quien inviste a la policia metro con el derecho a usar armas contra la población? Es como el asunto de las comisarias que dicen van a construir: ¿por que van a tener calabozos? ¿que ley, que juez autoriza a estos Sturmabteilungs PRO a detener o lastimar a alguien? Cada dia el PRO disimula menos su fascismo y su afán de subvertir la ley. Con nuestra habitual indiferencia los porteños nos encogemos de hombros, pero esta gente -aún en lo poco que han hecho- ya han ido demasiado lejos.

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog