lunes, 31 de marzo de 2008

D'Elía y "El Matadero" de Echeverría

Una nueva columna de "El sociólogo renegado" especialmente para "La Ciudad de la Furia"


Impresentable, grotesco, caricaturesco, inaceptable. ¿Quién puede defender a D'elía?. Sin embargo y en tren de ser abogado del diablo cabe señalar que a veces los defectos inocultables de monstruitos como los D'elía ocultan defectos mucho más camuflageados de gente que si es presentable, correcta, limpita, blanca y civilizada. Y dicho sea de paso, haciendo un paréntesis, la labor de abogado del diablo debería ser más asumida por intelectuales que se tienen como tales y como practicantes del “pensamiento crítico”. Cualquiera “critica” a los que piensan distinto que los que están en el grupo de referencia en el se vive, a los que todo el mundo sabe que son malos y en suma, cualquiera hace cómodamente pensamiento crítico cuando este pensamiento está dentro de los cánones de los políticamente correcto y de lo canonizado por los intelectuales aceptados en el ámbito en el que se acciona. La gracia del pensamiento crítico está en criticar los supuestos de lo que uno mismo piensa, enfrentar los dogmas indiscutidos y los principios de los compañeros de ruta, de los que te dan de comer y decir que la tierra no es el centro del universo en el siglo XV cuando eso es realmente urticante y revolucionario no en el momento en que cualquier otro idiota lo dice. Pero volviendo a D'elía y los civilizados. Impresentable y todo es evidente que por lo menos en los hechos del 26 de marzo fue víctima de una provocación. Un señor muy civilizado se acerco hasta estar cara a cara (y la televisión lo muestra claramente) y lo insulto de arriba abajo hasta que como es inevitable alguien lo surtió. Y tampoco fue para tanto porque el señor salio caminando y con la cara entera siendo que está claro que si los malvados piqueteros hubieran querido lo hubieran roto en pedacitos cosa que no ocurrió. Ahora bien:
Primero: La actitud del señor de acercarse a insultar y a provocar también es francamente cuestionable e intolerante.
Segundo: Si alguien va al medio de una hinchada de fútbol y los empieza a insultar hasta lograr que le peguen todos coincidirían en que la hinchada es violenta pero que ese alguien es un idiota.
Esto me recuerda al unitario del matadero de Echverría. Habitualmente en los análisis se lo presenta como el representante de la civilización y de la cultura frente a la barbarie federal. El héroe frente al monstruo. Es interesante señalar que este héroe, emblema de la cultura y la civilización se comporta de un modo bastante torpe. Veamos el comportamiento del muchacho párrafo a párrafo durante su enfrentamiento con la horda federal.
Empecemos por el Inglés que preanuncia al unitario. Echeverria lo describe así: “Cierto Inglés, de vuelta ...... y, sin duda, iba tan absorto en sus cálculos que no oyó el tropel de jinetes ni la gritería sino cuando el toro... “ !, observemos que se trata de un individuo despistado que no tiene ninguna puta percepción del entorno hasta que lo pasan por arriba.
Pero vayamos ahora al representante de la civilización que nos pone Echeverría: “Era este un joven como de veinticinco años, de gallarda y bien apuesta persona..... trotaba hacia Barracas, muy ajeno de temer peligro alguno. Notando empero, las significativas miradas de aquel grupo de dogos de matadero, echa maquinalmente la diestra sobre las pistoleras de su silla inglesa, cuando una pechada al sesgo del caballo de Matasiete lo arroja de los lomos del suyo tendiéndolo a la distancia boca arriba y sin movimiento alguno”
Leamos bien este párrafo. El unitario, para mí y que me perdone la maestra Argentina era primero que todo un carilindo que con su ropita nueva y sin el luto iba papando moscas por un barrio por el que no era bueno pasar en esas circunstancias. Era como andar en un Alfa Romeo haciendo alarde a las 3 de la mañana en una villa de Florencia Varela. Sin duda que el dueño de un Alfa Romeo tiene derecho a transitar por todo el país, incluyendo un villa de Florencio Varela a las 3 de la mañana pero eso no quita que hay que ser bastante salame para hacer una cosa así.
A pesar del bochinche que debía hacer la horda federal no se percata del peligro con suficiente antelación como para salir al galope y escapar o sino enfrentarlos desde una posición ventajosa. Cuando por fin se aviva lo único que atina es a “...echa maquinalmente la diestra sobre las pistoleras....” . Nótese que las palabras “maquinalmente” y “sobre las pistoleras” no sugieren en absoluto un gesto determinado y enérgico. Convengamos que un héroe de verdad hubiera ejecutado el acto de “echar velozmente la diestra sobre su pistola” en vez de “echar maquinalmete su diestra sobre las pistoleras”. La cosa es que el pibe este se deja madrugar tontamente por Matasiete y a partir de allí no le queda más que sus rimbonbantes frases. Porque en su enfrentamiento directo con Matasiete sigue siendo patético: “Atolondrado todavía el joven, fue lanzando una mirada de fuego sobre aquellos hombres feroces, hacia su caballo que permancía inmóvil no muy distante, a buscar en sus pistolas el desagravio y la venganza. Matasiete, dando un salto, le salió al encuentro y con fornido brazo, asiéndolo de la corbata, lo tendió en el suelo tirando al mismo tiempo la daga de la cintura y llevándola a su garganta”. Ja! Ja!, matasiete lo agarró de la corbata y lo tiró al suelo, matasiete tenía una daga, el pibe tenía pistolas pero el salame no llegó a agarrarlas. A mi me parece que este chico tendría muchas ínfulas pero le faltaba picardía. Al zorro jamás lo hubieran vapuleado así. Sería una víctima de la barbarie federal pero convengamos que como héroe, era de cuarta. Luego, solo le queda su lengua y sus frases tipo: (cuando los federales le preguntan porque no lleva luto: “Porque no quiero.. la librea es para vosotros esclavos, no para los hombres libres” o el aún más romántico “porque la llevo en el corazón por la patria que vosotros habéis asesinado, infames” y otras lindesas por el estilo. Muy digno el unitario pero era un salame.
En resumen, D'elía será impresentable pero los representantes que tenemos de la civilización y la blancura son gente que quizá sea bastante más discutible si le sacamos los modos superficiales, su elegancia y sus modales corteses que con todo lo deseables que puedan ser no hacen al fondo de la cuestión.

El sociólogo renegado

miércoles, 26 de marzo de 2008

¿ELLOS SON LA PATRIA?



Una verdadera noche de furia en la Ciudad de la Furia. Porteños y porteñas salieron a sus coquetos balcones de Callao, Quintana, Alvear y Santa Fé a golpear sus cacerolas. Otros tomaron raudamente su auto importado o su 4x4 y salieron por la Av. Santa Fé a tocar bocina. Eran todos presentables, gente bien, "gente como uno" que se manifestaban ante el atropello que significaba, según su particular modo de ver, el discurso de la Presidenta.

El detonante de tan "espontánea" (¿?) manifestación fueron, precisamente, las palabras de Cristina Fernández. Afirmaba la Presidenta “la Argentina de los años 2003, 2002, 2001, miles de argentinos en piquetes, cortando calles, rutas, porque les faltaba trabajo. Eran los piquetes de la miseria y la tragedia de los argentinos. Este último fin de semana nos tocó ver la contracara, los piquetes de la abundancia, los de los sectores de mayor rentabilidad”. A continuación repasó la política oficial para el sector agropecuario desde 1991, “cuando se instaura la convertibilidad, se eliminaron las retenciones, eso sí, casi nos quedamos sin productores con el uno a uno. Es precisamente a partir del gobierno que se inicia en 2003 donde realmente comienza a tener competitividad el sector, no solamente por un alza en los commodities. Para los brasileños también subió el precio internacional, y sin retenciones, tienen menos rentabilidad que el sector agropecuario argentino. ¿Por qué? Muy simple, por un tipo de competitivo, que sostiene el Estado argentino (...), política sustentada por el Gobierno que también forma parte de la utilización del superávit fiscal.”

Palabras que desataron la furia de las señoras de Barrio Norte que se encontraban en sus casas y que sintieron una fuerza interior que les decía que había llegado la hora de salir a protestar. ¿Cómo podía la Sra. Presidenta comparar a los cortes de rutas de "el campo" con los piquetes de los piqueteros? Luego del batir de cacerolas, que probablemente nunca utilizaron para cocinar un puchero, se dirigieron a la agradable esquina de Callao y Santa Fé para que el mundo se entere de su indignación. "Es contra el discurso de la Presidenta" decían las señoras ante las cámaras de televisión. Sí, ciertamente de a poco se sumaron jóvenes y más tarde, después de recorrer Diagonal Norte, llegaron a Plaza de Mayo. Ahí se fueron sumando, de manera patética, algunos Diputados Nacionales de la Coalición Cívica de Carrió.

Las postales de la Plaza de la Sociedad Rural son muy ilustrativas. Las imágenes de los noticieros que transmitieron en vivo y en directo la protesta dejaban ver a una señora con su adolescente hija (rubias las dos) golpeando una cacerola con un palo de hockey; otra imagen mostraba a una pareja cuarentona con sus dos hijas, una con jumper y la otra con equipo de gimnasia de colegio católico; y todos muy bronceados y ninguno arribó a la Plaza desde Diagonal Sur, toda una señal.

Mientras ello sucedía en La Ciudad de la Furia, desde los medios se intenta confundirnos con que estamos frente a un PARO del campo, y como bien es sabido, el paro es el legítimo ejercicio del derecho de huelga de los trabajadores y no de los patrones. Acá, los dueños de los campos han decidido no abastecer al mercado interno, eso no es PARO sino que es LOCK OUT patronal, y no se trata del ejercicio del constitucional derecho de huelga, sino de una extorsión que toma de rehenes a toda la sociedad argentina. Tampoco nadie señala el atropello que significa que unos particulares (por más estancieros que sean) revisen la carga de los camiones que están en la ruta y decidan quien pasa y quien no.

En los medios de comunicación masiva nada nos puede asombrar si proviene del Diario La Nación y su "tribuna de doctrina", pero mención especial merece el título que el progre de Punta del Este, Jorge Lanata, le da al conflicto del campo. En su diario la llama "La guerra gaucha", ¡cuánta ignorancia! La guerra gaucha hace referencia a la obra literaria de Leopoldo Lugones cuyo relato transcurre en 1817 durante la Guerra de la Independencia, en la provincia de Salta, en el noroeste de nuestra patria, donde fuerzas irregulares integradas por GAUCHOS partidarios de la independencia, bajo el mando del general Martín Miguel de Guemes, realizaban acciones de guerrila contra el ejército regular realista, empeñado en la preservación de las colonias sudamericanas bajo el dominio de la monarquía española. Los patricios antepasados de los socios de la Sociedad Rural jamás hubiesen salido a pelear, eso lo dejaban para la "chusma".

El conflicto amenaza con prolongarse y nos tomará de rehenes a todos los argentinos de a pie, ya que nos costará conseguir leche, carne y todo otro derivado del campo. Una vez más, seremos los patos de la boda, y, seguramente, varios porteños y porteñas sufrirán nuevamente una especie social de "síndrome de Estocolmo" y saldrán a batir cacerolas en apoyo a la Sociedad Rural Argentina.

Si ellos son la Patria, yo soy extranjero!

martes, 18 de marzo de 2008

EL FÚTBOL SE MUERE


Un fin de semana sangriento con las canchas de fútbol como telón de fondo. Una vez más, nadie se hace cargo de lo que todos sabemos, nadie dice lo obvio. Tampoco hay quien haga su trabajo como debe hacerlo.

La muerte de Emanuel Alvarez, el hincha de Vélez que recibió un balazo en el tórax en cuando se dirigía en un micro a la cancha de San Lorenzo de Almagro no es un hecho ajeno al fútbol, y el "fútbol" es responsable.

No se puede decir honestamente que este trágico hecho nos sorprenda.

El clima de violencia que rodea cada domingo las canchas argentinas se respira y se vive desde que uno decide ir a ver un partido de fútbol. Todo se inicia con el viaje y la decisión del medio de transporte a tomar. Los alrededores de cada estadio se militarizan y lo que debería ser una fiesta se transforma en un injustificado calvario para el sufrido hincha de fútbol argentino.

Hasta cuando vamos a seguir escuchando a los dirigentes del fútbol decir que ellos no pueden hacer nada? O frases del estilo "se trata de un hecho policial"?

Cuándo, realmente, se van a ocupar de proteger al HINCHA? Las soluciones que se proponen son siempre demagógicas como para que los medios de comunicación digan que la AFA y los clubes, o los funcionarios y la policía están haciendo algo. ¿Alguien puede pensar seriamente que suspendiendo el fútbol se va a acabar la violencia? Eso es como decir que debido a la gran cantidad de robos cometidos por los denominados "motochorros" la solución pasa por prohibir la venta de motos.

Mencionábamos el clima de violencia que se vive desde que uno decide ir a la cancha. Ese clima es alimentado por la Policía Federal y sus monstruosos operativos con cada vez más efectivos (agentes) y cada vez menos efectivos a a la hora de prevenir hechos de violencia. El caso de Emanuel es una muestra cabal de ello. Micros con hinchas de Velez escoltados por la policía que ni siquiera han podido, no ya identificar al agresor sino identificar desde donde provino el disparo.

Dirigentes que son amigos de los barras constituyen el otro eslabón de la cadena de violencia que se vive en el fútbol. Aguilar es la muestra más patética de ello. Macri y Pompilio también. Los clubes hacen de cuenta que vigilan, pero después sus dirigentes no denuncian a ningunos de los "barras", que en su mayoría son socios del club, en otros casos, empleados también y, por desgracia, los nombres de los jefes de las barras son repetidos hasta por los chicos que van con sus padres a las canchas.

Del otro lado, el periodismo contribuye a generar el folklore del aguante y del mito de los hinchas que siguen al club de sus amores a todos lados. Les hacen notas a los jefes de las barras y nos quieren hacer creer que ellos son el "alma del fútbol". Nobleza obliga, en este punto hay que hacer la salvedad de que existen excepciones de aquellos que desde sus crónicas han denunciado a los delincuentes y sus vinculaciones con los dirigentes.

Quienes tienen brindarnos seguridad y quienes lucran con el fútbol callan lo que todos sabemos. Sabemos que la reventa de entradas las manejan las barras, sabemos que en los recitales la barra del club del estadio en que se realiza es parte de la seguridad y que maneja los "estacionamientos" en los alrededores, sabemos que los jefes de las barras trabajan de barras bravas, sabemos que son siempre los mismos y que la policía no los toca, etc.

Desde este pequeñísimo lugar creemos que se puede comenzar a erradicar la violencia en el fútbol garantizando al hincha, al espectador un trato humano al ingresar a los estadios. Con operativos policiales razonables que no traten como ganado a los que van a la popular, ni a los visitantes. Con ingresos organizados para que no sean un embudo en dónde todo el mundo empuje y se convierta en un escenario propicio para los pungas y para el robo de entradas.

Después de eso, QUE NADIE MÁS INGRESE SIN ENTRADAS A LAS CANCHAS porque también todos sabemos que las barras bravas entran sin entrada. A partir de allí, muchos indeseables no ingresaran a las canchas.

Sí, suena fácil y simplista pero si alguna vez concurrieron como hinchas a un estadio de fútbol sabrán de que se habla. No podemos esperar nada de Grondona, ni de Castrilli, ni de sus amigos; ellos no pueden ser parte de la solución porque son parte del PROBLEMA.

Emanuel Álvarez nos duele a todos los hinchas de fútbol de la Argentina, porque con Emanuel se está muriendo de a poco el fútbol.

CIRCULAR DEJARÁS! "2"




Signo de los tiempos que corren, en los cuales se habla de "el campo" como un actor social más, desde LA CIUDAD DE LA FURIA reflexionamos sobre el derecho a la libre circulación que tanto Macri, como su Fiscal estrella (Germán Garavano) defendieron con devoción durante los primeros días del año. Circular dejarás!, titulaba este blog.

No será nuestra intención ser originales y desde este humilde lugar reconocemos la lúcida pluma de Mario Wainfeld, quien en su columna dominical del diario Página/12 decía:

Un lock out se nombra con la proletaria expresión “paro”. Un corte de rutas expandido se bautiza “tractorazo”. Se llama “campo” al conjunto de entidades representativas de los productores, excluyendo tácitamente del pronombre colectivo a los castigados asalariados. Hay pactos implícitos entre sectores corporativos y muchos medios de difusión que denotan la imbricación entre el poder y el manejo del lenguaje, como predicaron Lacan y Humpty Dumpty.
Cuando los trabajadores –ocupados o desocupados– apelan al piquete o a la huelga, proliferan como hongos los reproches a la falta de imaginación de la protesta y los cálculos a mano alzada sobre los costos económicos de la acción. Cuando obran así corporaciones más presentables, se soslayan. Sin embargo, a ojito, da la impresión que un lock out no es muy inventivo. Y que cortar rutas en la Argentina no es el colmo de la creatividad. Pero son pocos los que registran minucias.
Cuando se levantan los productores se decide que su bronca prueba que tienen razón. No es igual con la crispación de los camioneros o los petroleros de Santa Cruz.
Cuando las entidades agropecuarias limitan la libertad ambulatoria, los diarios de negocios o tribunas de doctrina abandonan su estribillo favorito, aquel que reza que “los derechos de uno terminan donde empiezan los de los demás”.

Durante estos días no habrá ningún Fiscal Federal, que al estilo Garavano, intente procesar a algún dirigente de la paqueta, tradicional y oligárquica Sociedad Rural... el corte de ruta sólo es delito cuando los que las cortan son trabajadores o desocupados.

lunes, 10 de marzo de 2008

CENSO + 1.471







Este lunes se inició el censo de empleados del Gobierno de la Ciudad, procedimiento acordado en enero pasado entre el Poder Ejecutivo y el Sindicato Único de Trabajadores del Estado porteño (SUTECBA). El macrismo sostiene que de esa manera se podrá saber quien trabaja y quien no trabaja. Sostienen que ahora van a saber cuántos empleados tenemos en la administración pública. "Este es un problema serio que tiene la ciudad, porque los distintos gobiernos han hecho un desastre administrativo tan grande que ahora tenemos que hacer un censo para saber cuántos empleados hay", consideró Grindetti -Ministro de Hacienda- ante distintos periodistas.
Frente a esas declaraciones y frente a los fundamentos esgrimidos para defender la realización del censo, no nos cabe más que hacer un poco de memoria y recordar que Macri cesanteaba a 2.400 trabajadores porque eran ñoquis. De las propias palabras de funcionarios como Rodríguez Larreta y Grindetti queda absolutamente claro que los despidos de fin de año fueron absolutamente injustificados.
Lo que no saben ahora, tampoco lo sabían en diciembre de 2007.
Es por eso, que tampoco puede justificarse como es que la primera medida adoptada en materia de recursos humanos haya sido el despido de 2.400 trabajadores y que, recién tres meses después, decidan realizar un censo para saber cuántos trabajadores existen y qué funciones cumplen.
La improvisación es la característica del gobierno de Macri. Despide a hombres y mujeres que en promedio cobraban 1.400 pesos en diciembre de 2007 y recién en junio de 2008 va a saber quienes trabajan y quienes no. Toda una demostración de coherencia PRO.
Pero eso no es todo.
En casi tres meses de gestión, Mauricio Macri ya contrató o autorizó la contratación de 1.471 empleados y funcionarios. Fueron incorporados a la planta de personal por el jefe de Gobierno, la vicejefa Gabriela Michetti, los ministros y los responsables de los organismos descentralizados que dependen de Macri.
Algunos ejemplos, aunque de muestra sobra un botón, comprueban lo que decimos: El Ministerio de Desarrollo Urbano, a cargo del arquitecto Marcelo Chaín, ha contratado en su “planta de gabinete” a 328 personas. La Jefatura de Gobierno, es decir, Macri, designó en total a 191 personas, que cobran entre 1.200 y 4.000 pesos: 33 en la Dirección Técnica y Administrativa, 62 en la Mesa de Entradas, 38 en la Coordinación legal, 54 en la Secretaría Legal y Técnica y los restantes en su despacho. Uno de ellos es el ex director de Cultura de Boca Juniors, Jorge Alves, su histórico colaborador: lo nombró jefe de despacho.
"A confesión de parte, relevo de prueba" decían los antiguos juristas, y en este caso, es el propio Jefe de Gobierno y sus Ministros que coinciden en sostener que no saben quienes trabajan y quienes no, ni las funciones que cumplen. "Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago" parece ser la frase de cabecera de Macri, que dice reducir el costo político de la gestión y ya contrató a 1.471 personas que por los montos de sus sueldos superan el gasto que producían los 2.400 cesanteados en diciembre.
Macri sólo les hizo lugar a sus amigos y colaboradores. Nada más.

viernes, 7 de marzo de 2008

EN BUSCA DE LA SEGURIDAD PORTEÑA


No vamos a teorizar sobre la necesidad de la existencia de la Policía, ya que ello, a esta altura, está fuera de lugar. La policía, al igual que otros instrumentos de ordenamiento y control social, deriva en forma directa de la organización del Estado y, más precisamente, de la organización del poder político y económico.
El tema, es que, su existencia produce efectos sobre los ciudadanos y habitantes de la Ciudad mayores que los de otros instrumentos y métodos de organización como lo pueden ser los jueces o la escuela. La policía se presenta como una reproducción del poder mismo, y, también, como una manifestación de la forma más primitiva y directa del poder: LA FUERZA.
En ese marco, y también durante la prolongada transición hacia la asunción de las nuevas autoridades de la Ciudad, referentes del "macrismo" y del Gobierno Nacional han venido discutiendo respecto del traspaso de la Policía por parte del Estado Nacional hacia el Estado de la Ciudad de Buenos Aires. Ya en campaña, el anterior Jefe de Gobierno había lanzado su proyecto de Policía Porteña en una glamorosa presentación.
Si bien todos los candidatos a Jefe de Gobierno insistían en la necesidad del traspaso de la Policía Federal, es claro que, con los resultados en la mesa el Gobierno Nacional comenzó a contradecir a su candidato y sostuvo la necesidad de estudiar en profundidad la temática. A medias, cumplieron con parte de la promesa electoral, la LEY CAFIERO se reformó y ya no existen impedimentos legales para que la Ciudad cuente con su propia fuerza policial. De traspaso, nada.
Por otra parte, no resulta ser un dato menor que un Jefe de Gobierno que ha sostenido que se ha venido preparando durante años para ejercer el cargo que detenta actualmente, que en en campaña afirmaba que "HAY EQUIPO", y que tuvo 6 largos meses entre que ganó la elección y que asumió, recién ahora anuncie que en una semana va a presentar SU plan de seguridad. ¿A qué se dedicaron Macri y sus asesores durante todo este tiempo?
"Hay un debate interno que no terminó respecto del proyecto de Policía que se implementará, para presentar el proyecto de ley en la Legislatura", confirmó el jefe de Gobierno en la conferencia de prensa posterior al almuerzo con Alberto Fernández.
No es un dato menor porque la creación de una fuerza policial no es algo que deba improvisarse. Improvisación es lo que demuestra el Jefe de Gobierno cuando comenta que el debate interno no terminó, y cabe preguntarse entonces si realmente empezó.
En ese punto las crónicas periodísticas son vagas y algunas hablan de la creación de una Academia policial. Esa simple definición nada nos ilustra respecto del modelo de formación que tendrá la policía porteña. Sostienen los funcionarios macristas que la nueva policía contará con salarios más altos que los de la federal, que estará equipada con elementos de última tecnología y que será el Estado quien provea de uniformes a los nuevos agentes. Todas definiciones vacías en cuanto a la inquietud respecto del modelo de formación.
Por qué decimos esto, porque lo que distingue a una sociedad avanzada de aquellas que no lo son, no es el número de misiles de que dispone, ni el número de medallas que obtienen sus atletas, ni la renta per cápita ni otras cosas por el estilo, importantes por cierto, pero poco caracterizadoras de lo que podríamos denominar progreso. En cambio, el rasgo definitorio del progreso que caracteriza a una sociedad avanzada es el nivel de organización social racionalmente obtenida, o dicho de otra manera, el grado de desarrollo jurídico de esa sociedad. Entonces, si vamos a tener a una fuerza policial que desconozca la idea de Derecho, el Gobierno de la Ciudad no hará otra cosa que reproducir a la "maldita policía" de Duhalde y a la policía del "gatillo fácil", y no importará cuánto equipamiento tecnológico tenga o cuán alto sean sus salarios.
La otra cuestión fundamental en la concepción de una fuerza policial tiene que ver con la militarización de sus funcionarios. Tal es el modelo de la Policía Federal y de todas las policías provinciales de nuestro país. La militarización no sólo remite a un orden jerárquico y a su correlato de obediencia, sino que remite a la filosofía con la que se forman los futuros agentes policiales, y de ahí, que la crítica a la militarización de la policía constituya una crítica absoluta a la idea de tratar al delincuente o presunto pertubardor como a un "enemigo". No debe soslayarse que el objeto y el objetivo de los militares es la inocuización o destrucción del enemigo. Además, el hecho de estar preparado y capacitado profesionalmente para luchar contra un enemigo provoca la aplicación de tácticas bélicas que, obviamente, no son las idóneas para mantener la delicuencia dentro de cotas soportables para el público, como no resulta idóneo que la población tenga ante sí una Policía absolutamente militarizada que la convierta en un ejército de ocupación en vez de ser un intermediario entre el ciudadano y la administración de Justicia.
El fin a plantearse con la creación de la Policía Porteña debiera partir de la idea de que particulares y policías no son enemigos, no todo sujeto que se encuentra frente a un policía es un delincuente, ni todo policía que se halle frente a un sujeto, aunque éste sea un delincuente, se comporta como un energúmeno. El DERECHO ofrece las pautas necesarias y razonables para encontrar salidas adecuadas al mantenimiento de la paz social.
Lamentablemente el recuerdo de las vívidas imágenes del desalojo de los cartoneros de hace unas semanas atrás, y la concepción autoritaria de la primacía del derecho de circulación que expuso el, también macrista, Fiscal General de la Ciudad, nos remite a la creación de una policía a imagen y semejanza de esa ideología, consecuencia directa de los discursos demagogicos de dirigentes del PRO y del mismo Mauricio Macri.

sábado, 1 de marzo de 2008

Vermouth con papas fritas! y... GOOD SHOW!!!


Este sábado 1° de marzo a las 9:30 de la mañana el Jefe de Gobierno, Mauricio Macri, convocó a la inauguración del período de sesiones ordinarias 2008 de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. De acuerdo con la Constitución de la Ciudad, debía referirse al estado general de la administración de la Ciudad y exponer los lineamientos de la gestión para el presente ejercicio.
Previo a su discurso, se proyectó un video muy parecido a los presentados durante la campaña, un estilo muy "Durán Barba", que mostró las deficiencias de la Ciudad en materia de insfraestructura, escuelas, hospitales, entre otras cosas.
Resulta oportuno reconocer la creatividad y la transgresión de Macri al proyectar un video como parte de un mensaje de apertura de la actividad legislativa. En verdad, una vez más, Macri estuvo en los márgenes de lo legal; la Constitución y la costumbre legislativa indican que debe dar un mensaje, no transmitir imágenes de video...
Imágenes de video, casi en color sepia, otras en blanco y negro, con luz difusa, en la que se transmitían constantes golpes bajos para mostrar lo mal que está la ciudad. Las imágenes se sucedían: instalaciones deterioradas en el espacio público, hospitales, escuelas, bibliotecas y oficinas en pésimo estado; basura en la vía pública, baches, inundaciones, dificultades en el transporte, venta ambulante, artesanos en la vía pública y protestas callejeras y movilizaciones populares. Inmediatamente después, un sugerente título: "Inseguridad" y escenas violentas que, según Jaime Durán Barba, ocurren en el Bajo Flores.
Casi al final de su discurso, Macri reconoció su propia improvisación al anunciar que en los próximos días lanza su PLAN DE SEGURIDAD PARA LA CIUDAD, no era que había equipo?
Imágenes de video para un show bien montado. Prolijo, cuidado, pocos invitados y poca gente en las tribunas...
Imágenes de video, que según Mauricio hablan por sí solas para darle contenido y color a una deficiente lectura de un discurso que poco tuvo de novedoso y que nos deja a la espera de más de 40 kilometros de subtes y...
"Comunicación sin emoción
una voz en off con expresión deforme
busco algo que me saque este mareo
busco calor en esa imagen de video
Nada, nada personal
nada, nada personal...
nada especial!!!"
A continuación el video PRO...


GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog