martes, 30 de septiembre de 2008

CIUDAD PRO: SIN PROTESTAS Y SIN POBRES. El Fiscal General las reprime y los persigue


No es la primera vez que desde la asunción del Ing. Macri se observa la obsesión en mantener "el orden" a cualquer precio. Muchas veces parecen actuar bajo los efectos del síndrome "De la Rua", es decir, con una necesidad de demostrar quién es la autoridad en la Ciudad.
No son hechos aislados. Para demostrar ello, previamente tenemos que recordar que el diseño insitucional de la Ciudad, además de ser novedoso, establece que el Jefe de los fiscales debe ser designado por la Legislatura.
El Artículo 126 de la Constitución de la Ciudad establece: "El Fiscal General, el Defensor General y el Asesor General de Incapaces son designados y removidos en la misma forma y con los mismos requisitos que los miembros del Tribunal Superior de Justicia". Y los jueces del Tribunal Superior son designados por designados por el Jefe de Gobierno con acuerdo de los dos tercios del total de los miembros de la Legislatura. De esa manera, el bloque de Diputados PRO impuso su mayoría para la designación del Fiscal General Germán Garavano.
A poco de asumir Macri la Jefatura de Gobierno, Germán Garavano anunció su intención de restringir el derecho a la protesta y sancionar a quienes organicen cortes de calle para reclamar sus derechos. Se establecía de esa manera un nuevo mandamiento: Circular dejarás!

Mientras ello sucedía, la "humana y sensible" Gabriela Micheti lanzaba una nueva proclama "El espacio público es innegociable".
Entonces, el Ministro de Espacio Público, el Fiscal Garavano y la policía desalojaron violentamente a un grupo de cartoneros. Eran noventa personas –entre ellas cerca de treinta niños– en condiciones precarias de vida. Estaban a metros de la calle La Pampa y el cruce de las vías del ferrocarril Mitre, frente a la plaza Barrancas de Belgrano.
Así las cosas, y mientras el Fiscal General de la Ciudad se preocupaba por los grandes temas de la seguridad porteña, los estudiantes secundarios comenzaban a protestar por la reducción de las becas. Asambleas y tomas de los colegios secundarios constituyeron la nueva amenaza según Garavano y Macri.
Confección de listas negras, órdenes a la policía y citación de alumnos y padres a las Fiscalías Contravencionales de la Ciudad. Era la criminalización de la protesta estudiantil. Los y las adolescentes eran el nuevo enemigo elegido por el Fiscal General.
En todo este tiempo, también fueron los artesanos objeto de persecución y hostigamiento por parte de Garavano. Fue así, que el pasado jueves 25 llegó la gota que rebalsó el vaso. A escasos metros de la Legislatura porteña un grupo de policías de civil, la denominada brigada, decidió secuestrar 48 mates (sí, mates) y labrar un acta contravencional contra la artesana que los vendía. En minutos y ante la evidente arbitrariedad de los policías de civil se inició una protesta sobre la calle Perú y muchas personas rodearon un patrullero a fin de evitar que el mismo partiese con los mates.
El titular de la Comisaría 2º decidió devolver los mates y dejar sin efecto el acta contravencional, pesar de lo indicado por la Fiscalía Contravencional, cuando la protesta se transformó en sentada y ante la presencia de medios de comunicación y de Diputados porteños.
Los Diputados y Diputadas porteños decidieron requerir la presencia del Fiscal General en la Legislatura a efectos que de explicaciones relacionadas con la política general que le ha dado al Ministerio Público Fiscal de la Ciudad. Garavano concurrirá a la Comisión de Justicia de la Legislatura y deberá decir por qué en esta Ciudad ya existe una Justicia que decidió perseguir a pobres, trabajadores, estudiantes secundarios, artesanos y toda persona que proteste o reclame sus derechos.
En la Ciudad PRO no hay lugar para los pobres.

3 comentarios:

el arista arrepentido dijo...

Esta clarísimo que el orden y la tranquilidad de la Ciudad reposan sobre el hecho de atemorizar a los díscolos o excluídos del sistema, sean artesanos, estudiantes secundarios, indigentes o trabajadores sindicalizados. Se quiere construir una buenos aires sin gente en las calles, sin protestas y sin pobres a la vista.

Joaquin dijo...

es una verguenza esta nazi de macri lo que hace...

micheti "El espacio público es innegociable".

pregunto ahora les daran la autorizacion a "los del campo" que quieren instalar una nueva carpa frente al congreso?

Baron Lagourde dijo...

Yo haría un comentario, pero tengo miedo de que me metan sopre y me secuestren mis 48 bombillas.

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog