miércoles, 27 de mayo de 2009

PARO NACIONAL CTA: ¿IDIOTAS ÚTILES?

La Central de Trabajadores Argentinos (CTA) realizó hoy un paro nacional activo, con cortes de rutas y accesos a la Capital Federal, en reclamo de aumentos de salarios y jubilaciones, de una ley que suspenda los despidos por 180 días y de la implementación de una asignación universal por hijo. Todo ello en el medio de la campaña electoral.
El titular de la CTA, Hugo Yasky, pidió hoy que sean preservados los puestos de trabajo "ante los coletazos de la crisis internacional" y reiteró su pedido para que la central sindical obtenga la personería gremial.
Este paro nacional se produce en instancias en que las fuerzas opositoras llaman a derrotar el modelo socio-económico instaurado a partir de la asunción de Néstor Kirchner y continuado por Cristina Fernández. La CTA reclamaba la preservación de los puestos de trabajo.
Ahora bien, el Gobierno Nacional no se cansa de repetir que la crisis internacional no debe ser utilizada como una excusa para degradar las condiciones de trabajo, al tiempo que remarca que actúa sobre la necesidad de mantener el nivel y la calidad del empleo.
Néstor Kirchner asumió con más desocupados que votos, casi un 28% de desocupados. Hoy la desocupación ronda el 8%. Esa es la cabal demostración de una política dirigida a la preservación y generación de puestos de trabajo. La pobreza también ha tenido una baja sustancial, de más del 60 % de pobres que existían en 2002, hoy estamos en el 26 %. Es cierto que todavía son cifras que duelen pero lo cierto es que el crecimiento ha llegado a muchos, lo que comprueba, que la crisis ya no la pagan los más necesitados en la Argentina. Desde el 2003 a la fecha se han generado 3.400.000 nuevos empleos.
Estamos ante un modelo de acumulación que articula capital y trabajo y que le da al trabajo la centralidad que hemos experimentado en otras épocas en cuanto a organización social, articulación social y desarrollo. En Argentina hay una fuerte tarea para preservar los puestos de trabajo, más aún, después de haber pasado por la profunda crisis del 2001.
La CTA es parte de la mesa del Consejo del Salario en su calidad de central obrera al igual que la CGT, la CTA ha sido parte de delegaciones oficiales de la República Argentina.
La pregunta surge de manera inmediata ¿por qué paró la CTA? Y no es fácil responder a dicha pregunta si uno mira atentamente los datos de la realidad y observa la importancia que le ha asignado el gobierno de Néstor Kirchner y el de Cristina Fernández a la participación en los debates a la CTA. Es más, la propia Presidenta se reunió en la Casa Rosada con toda la cúpula de la CTA.
A la única conclusión que es posible arribar es que este paro nacional ha sido utilizado por las fuerzas políticas opositoras encabezadas por De Gennaro y Lozano para tratar de hacer daño al Gobierno Nacional y llevar agua para su molino: las listas encabezadas por Pino Solanas y Martín Sabatella. Ellos se resisten a reconocer los avances que en materia de TRABAJO ha dado este gobierno y el anterior, como así también, niegan la voluntad política de la Presidenta a favor de preservar las fuentes de trabajo.
Con este paro nacional, la CTA solo contribuye a generar un clima de incertidumbre y confusión a la masa trabajadora. La CTA reclama una norma jurídica que suspenda los despidos pero no es capaz de afirmar cuántos despidos se produjeron, ni siquiera, los grandes medios de comunicación pueden mostras cifras que acrediten la existencia de despidos masivos en Argentina.
Se define como “idiota útil” a un ignorante de los hechos, a tal punto que termina involuntariamente por favorecer el avance de una causa adversa a él, a la que obviamente, no apoyaría de otra manera. La CTA con su obsecada política confrontativa contribuye a la vuelta al modelo neoliberal de la década del noventa.

4 comentarios:

el arista arrepentido dijo...

Es evidente que no pueden salir de la lógica d ela confrontación por la confrontación misma y por eso se sienten más a gusto reclamando ante un gobierno que, pese a ellos, los ha tratado como lo que realmente son: una central obrera.
Coincido plenamente con que el PARO NACIONAL DE LA CTA en plena campaña electoral sólo beneficia a la derecha. No es Pino Solanas el beneficiario de esa acción, ni Sabatella.
Piden que no haya despidos y que se sancione una ley pero no ven que en realidad al gobierno nacional lo critican por evitar despidos y suspensiones subsidiando salarios a través del Ministerio de Trabajo.
Efectivamente, son idiotas útiles.

Christian dijo...

Estos muchachos prefieren que gobierne Macri, De Nárvaez u otro por el estilo porque lo único que saben es ser opositores al gobierno, ellos no aspiran a ser gobierno y por eso tienen candidatos como el anciano Pino. Lo de Tito Nenna es una excepción, y esperemos que siga en esa dirección, el problema de la CTA radica en que se le escapó la tortuga a De Gennaro que arrugó cuando debía ser candidato y ahora, en plena decadencia, lo único que hace es poner piedras en el camino.

Vero dijo...

Es claro que el planteo en tiempos electorales es desubicado y está fuera de lugar. No deben hcerse paros en medio de la contienda electoral. Por otra parte, reclamarle a un gobierno que ha subsidiado empresas en pos de defender las fuentes de trabajo que sancione una ley que prohíba los despidos es una actitud troska e inconducente, que solo beneficia a quienes desde la derecha cuestionan esos subsidios y pretenden que el Estado se quede al margen mientras las empresas despiden gente.

Charly dijo...

QUE EL PINO NO TE TAPE EL BOSQUE

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog