domingo, 21 de febrero de 2010

AHORA DESALOJAN ORQUESTAS - El Gobierno porteño les prohibe tocar los domingos en la calle Defensa

La Típica Ciudad Baigón venía interpretando tangos en Defensa y Carlos Calvo desde mediados de 2007. El año pasado no le renovaron el permiso: argumentaron que se harían obras en esa esquina. Los músicos dicen que esos trabajos nunca se hicieron.
Los bandoneones, violines, violas, chelos y contrabajos que conforman la Orquesta Típica Ciudad Baigón ya no suenan en la pintoresca esquina de Defensa y Carlos Calvo, en el barrio porteño de San Telmo, como era habitual escucharlos en el espectáculo que ofrecían cada domingo. Hace un mes, inspectores del gobierno porteño, acompañados por efectivos de la Policía Federal, obligaron a los músicos a emprender la retirada. “Nos amenazaron con que nos iban a secuestrar los instrumentos y a poner multas”, relató a este diario el director de la orquesta, Hernán Cabrera. Desde ese momento, “por miedo a las represalias”, no pudieron volver a tocar en esa esquina, y en su lugar “un patrullero policial hace guardia todos los domingos”, denunció Cabrera.
A mediados de 2007, Ciudad Baigón comenzó a interpretar su música todos los domingos –durante seis o siete horas– en la calle que, en esos días, se convierte en peatonal. A principios de 2009 comenzaron las complicaciones con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que denegó la renovación del permiso para que la orquesta pudiera continuar con su espectáculo en la esquina que hace tres años les oficia de escenario. El argumento que recibieron del gobierno porteño fue que “en ese lugar se estaban realizando obras públicas para el Programa Prioridad Peatón”. “Eso es algo absolutamente falso, ya que desde entonces hasta ahora no ha habido ninguna obra en ejecución y tampoco ninguna señalización de inicio de trabajos” en ese lugar, explicó el abogado de la orquesta, Juan Manuel Di Teodoro.
Desde el Ministerio de Desarrollo Urbano –que tendría a su cargo la ejecución de las obras– informaron que “efectivamente hay previstas obras hidráulicas y las que responden al Programa Prioridad Peatón”, pero no precisaron si ya se realizaron o están por llevarse a cabo. Sin embargo, comerciantes de la zona indicaron a este diario que no están enterados de la existencia de ninguna obra pública en el lugar. “Lo que sí puede haber es alguna tarea de mantenimiento esporádica durante algún día de la semana”, y no los domingos, cuando el grupo de músicos realiza su función, dicen los vecinos.
Frente a esta puja, Ciudad Baigón recurrió a una alternativa legal, por lo que en mayo del año pasado presentó un recurso de amparo “en el que se argumentaba que la decisión del gobierno era arbitraria”, afirmó el abogado. “Como parte del amparo, se adjuntaron las firmas de vecinos y algunos anticuarios que apoyan nuestra actividad por considerarla de gran valor cultural, y fotos certificadas por un escribano público, en las que se demuestra la ine-xistencia de obras públicas en la intersección de Defensa y Carlos Calvo”, detalló Cabrera.
Durante 2009, la orquesta continuó tocando en esa esquina, ya que la actividad que realizaban en el lugar forma parte de los ingresos de los músicos que la integran. Pero los obstáculos en su trabajo callejero fueron en aumento: “Fuimos denunciados por algunos anticuarios influyentes de la zona por ruidos molestos y recibimos constantes amenazas de la policía para que nos fuéramos del lugar”, afirmó el director. Finalmente, el tercer domingo de enero, “inspectores del Ministerio de Espacios Públicos de la Ciudad y la policía nos obligaron a dejar el lugar definitivamente, amenazando con que nos iban a secuestrar los instrumentos y ponernos multas”, informó.
Otros artistas, artesanos y vendedores ambulantes también fueron apartados del lugar, comentó el director, que consideró que “la organización del espacio público demuestra una evidente incompetencia, abuso de autoridad y desinterés por nuestra cultura”. Este no es el mismo criterio compartido por algunos comerciantes del barrio: “Es totalmente injusto que estén en la calle obstruyendo la vista de nuestros locales, porque nosotros pagamos impuestos”, expresó la dueña de un negocio ubicado a media cuadra de esa esquina.
Sin embargo, hay normativas que avalan este tipo de actividades callejeras. Según el decreto Nº 1239/93, los músicos y artistas ambulantes deben inscribirse en un registro a cargo de la Dirección General de Acción y Promoción Cultural, y una vez registrados, podrán tramitar el permiso para realizar espectáculos en la vía pública. Pero “cuando se iban a pedir esas autorizaciones, el gobierno porteño ponía obstáculos y excusas para no otorgarlos. En el caso de Ciudad Baigón las excusas fueron obras que no existen”, explicó el abogado.
Por otra parte, los músicos se quejaron porque “la Fiscalía General de la Ciudad levanta actas contravencionales contra los artistas callejeros –donde dejan constancia de que no tienen los permisos correspondientes–, y lo ridículo es que con eso se está persiguiendo a personas que forman parte del paisaje cultural de San Telmo”. Según el abogado, Ciudad Baigón tiene más de diez actas contravencionales en su haber.
Desde hace cuatro domingos, la orquesta debió ubicarse en Pasaje Giuffra, a dos cuadras de su lugar original y en el marco de una feria que se desarrolla en esa calle de San Telmo. Ahora esperan una respuesta de la Justicia, y por el momento desconocen cuándo podrán regresar a tocar en Defensa y Carlos Calvo.
Informe: Rocío Ilama.

1 comentario:

el arista arrepentido dijo...

Que no aflojen los jóvenes tangueros!!!

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog