sábado, 27 de enero de 2018

Una nueva Policía de la Ciudad para que nada cambie

Nuestra Ciudad de Buenos Aires no es, ni mucho menos, una ciudad insegura al nivel de otras capitales latinoamericanas. Nadie podrá encontrar en este blog ni alarmismo acerca de la inseguridad, ni demagogia punitiva. Pero sí, hay que hablar de la inseguridad en la Ciudad de la Furia.
Si comparamos a nuestra Buenos Aires con las capitales de la región podemos decir que vivimos en una de las ciudades más seguras. Todo ello, pese a la inacción o falta de políticas adecuadas por parte del Estado local y de la Policía de la Ciudad. Todavía hoy, en 2018 nuestra Ciudad está muy lejos de los estándares de seguridad de los países europeos. 
En estos días, el Gobierno de la Ciudad publicó un escueto y tardío Informe de Estadística Criminal en el que concluyó que durante el primer semestre de 2017 el robo de autos subió un 10,89% con respecto al mismo periodo de 2016. Se tratan de, según datos oficiales, de 193 hechos más: fueron 1.966 denuncias en 2017 contra 1.773 de 2016. 
Del mismo informe elaborado por el Ministerio de Seguridad y Justicia de la Ciudad, surge que en la primera mitad de 2017 se denunciaron en comisarías 4.986 robos cometidos por personas que iban en moto, es decir, 280 hechos más que en el período comparativo anterior, lo que implica un aumento de 5,95%, es decir un pequeño aumento de robos producidos por motochorros.
Mientras que los robos y hurtos contra personas cayeron apenas el 5,27%, pasaron de 57.394 hechos en el primer semestre de 2016 a 54.368 para el mismo período de 2017. Tampoco analizando esta modalidad delictiva surgen grandes cambios.
Un "Informe" que tarda seis meses en salir pese que sólo se trata de recabar la cantidad de denuncias que se reciben en cada comisaría. Nótese aquí algo importante: no son hechos, sino denuncias. Qué quiero decir con esto? Que se tratan solo de los hechos de delitos que se han denunciado, no que se hayan cometido. Claro, me dirán, quién no denuncia cuando es víctima de un delito? Les respondo, cuántas veces no hiciste la denuncia cuando fuiste víctima de un delito? 
No obstante, y ante el frío análisis de los números estadísticos podemos concluir que nada ha cambiado. Nada ha cambiado pese a que Horacio Rodríguez Larreta, mucho marketing y blindaje mediático, cada vez que puede te cuenta cómo va transformando a la policía. Más patrulleros, más tecnología, más y más para que nada cambie.
Nada cambia y nada va a cambiar hasta que no se modifiquen las políticas de seguridad en la Ciudad, ni se modifique una estructura decadente que replica los viejos vicios de la maldita policía de las coimas, los aprietes y los negocios. 
Nada cambia cuando Rodríquez Larreta diseña su nueva Policía de la Ciudad y coloca como primer Jefe a quien a pocos días de asumir (25 de abril de 2017) fuera detenido por la Justicia por la comisión de delitos cuando se encontraba a cargo de la Dirección General de Comisarías de la Policía Federal. El jefe de la Policía de la Ciudad, comisario general José Pedro Potocar fue detenido en el marco de la investigación de hechos de corrupción en la comisaría 35, investigación judicial a cargo del fiscal José María Campagnoli.
El primer Jefe de la Policía Metropolitana creada por Mauricio Macri, "El fino" Palacios también fue detenido, coincidencias de las gestiones PRO.
Para solucionar la acefalía de conducción de la Policía de la Ciudad, Rodríguez Larreta nombró a un hombre de Jorge "el fino" Palacios, Carlos Arturo Kevorkian. Un cambio para que nada cambie...
Esta nueva fuerza policial es conducida por parte de lo peor de la Policía Federal, eso sí, a la hora de reprimir estuvo muy atenta la Policía de la Ciudad. Realizó detenciones ilegales durante las movilizaciones que reclamaban por el caso de Santiago Maldonado y, sobre todo, con represión arbitraria e ilegal incluida, en la movilización en contra de la reforma del sistema previsional. Tampoco dudaron al reprimir a militantes del Partido Obrero por pintar una pared con consignas políticas. La cercanía que tuvo Kevorkian (foto) con los anteriores jefes de la Policía porteña: Jorge Alberto “Fino” Palacios, Osvaldo Chamorro y José Potocar, quienes debieron dejar el cargo por estar implicados en escuchas ilegales, brutales represiones y cobro de coimas, es su carta de presentación ante el PRO.
Los porteños y porteñas tenemos motivos para preocuparnos. Hay un nuevo grupo de hombres y mujeres armados dirigidos por "viejos hombres de la Policía Federal" que se han mostrado muy eficientes a la hora de reprimir y detener a inocentes ciudadanos que se manifestaban pacíficamente por sus ideas pero que se mostraron muy inútiles al momento de disminuir considerablemente los hechos delictivos en la Ciudad.
¿Nos van a empezar a hablar de sensación de inseguridad?

No hay comentarios:

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog