martes, 9 de junio de 2015

LA MIRADA POLÍTICA DE BARRIONUEVO QUE NO DEBE PASAR DESAPERCIBIDA - Los sindicalistas que paran estaban mejor con los militares

Barrionuevo: “Con los militares había diálogo y se podía negociar”


"Hace tres años que no hay ningún tipo de respuesta. Queríamos soluciones pero no hay ningún tipo de conversación. Ni en la época de los militares. En la época de los militares hacíamos paro, huelga, lucha, se conversaba, se negociaba, pero con este gobierno no tuvimos la posibilidad de ningún tipo de diálogo", afirmó Barrionuevo en declaraciones televisivas. 

Como en cada aparición pública del gastronómico su lengua va más rápido que su cerebro. Ya se había hecho famoso por su célebre frase "tenemos que dejar de robar dos años".
Con motivo de este último paro convocado por la entente Moyano, Barrionuevo y Michelli; el sindicalista modelo de los infames años 90 reconoció la intensa y amable relación de los popes sindicales con la Dictadura militar.
En ese sentido, es oportuno recordar que uno de los objetivos primordiales del régimen militar fue destruir el denominado "poder sindical" y reestablecer la disciplina laboral. Así lo precisó con claridad el entonces Ministro de Interior, General Harguindeghy (Clarín, 20 de noviembre de 1979) cuando afirmó que: "La unidad sindical atenta contra los principios liminares del Proceso".
Los militares añorados por Barrionuevo, disolvieron la CGT e intervinieron casi todos los sindicatos, anularon la representación gremial en los organismos previsionales, bancarios y de seguridad social. La huelga fue penada criminalmente con 6 años de prisión para los trabajadores que simplemente participaran de la misma y con 10 años de prisión para los dirigentes sindicales que la organizaran. En ese mismo sentido, se dejaron sin efecto los convenios colectivos de trabajo, se aplicó un decreto-ley de prescindibilidad por "razones subversivas" mediante la cual se despidieron miles de trabajadores de la administración pública y se congelaron los salarios en medio de un proceso inflacionario. Con ellos y, en esas condiciones, dialogaba y se sentía más cómodo Luis Barrionuevo.
Cuando comenzaba la negra noche de la Dictadura había otros dirigentes sindicales que comenzaban la resistencia, ya durante el primer mes del comienzo de la presidencia de facto de Jorge Rafael Videla se registraban importantes huelgas sectoriales. La importante huelga de la electricidad en la que fue secuestrado el Secretario General del gremio de Luz y Fuerza, Oscar Smith; las huelgas de mecánicos, portuarios, ferroviarios en las que fueron fusilados decenas de dirigentes sindicales de base, llegando a la primera huelga general en 1979 decretada por la Comisión de los 25.
Nada es casualidad, por eso Barrionuevo está del lado que está y fogonea una feroz oposición al Gobierno Nacional. Sus declaraciones no son un error, Barrionuevo es coherente consigo mismo. Recordemos que Videla, poco antes de morir, afirmó que "Nuestro peor momento llegó con los Kirchner", Barrionuevo también está pasando por su peor momento.

No hay comentarios:

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog