viernes, 7 de febrero de 2014

SUBTES: PAGAR MÁS PARA VIAJAR PEOR

Hay algunas cosas que no cambian con el SUBTE en manos del PRO. Los porteños y porteñas viajamos cada vez peor.
Pero en otras cosas se nota la gestión macrista, más aumentos y menos frecuencias es la ecuación del PRO que hace que no cambie nuestra forma de viajar.
En el día de hoy, viernes 7 de febrero, se realizó la audiencia pública para que usuarios y otros interesados argumenten a favor y en contra del nuevo aumento que pretende imponer el Jefe de Gobierno. 
Las promesas de mejor servicio se repiten ante cada aumento de tarifa, pero pese a ello, los usuarios se preguntan cuándo se advertirán mejoras significativas en el servicio.
El viaje en SUBTE pasará a costar $ 4,50 con las tarjetas SUBE o Monedero, y $ 5 en las ventanillas adquiriendo la subtepass. Sin embargo, la nueva tarifa del SUBTE que aplicará el gobierno porteño y que para esta oportunidad prevé un aumento de casi el 30%, contará con un supuesto incentivo para realizar más viajes ya que contará con un sistema de descuentos escalonados para los usuarios frecuentes. Este denominado programa de "pasajeros frecuentes" que pretende aplicarse en el SUBTE, según las estimaciones oficiales, sólo podrá ser utilizado por el 12% de los usuarios. 
Lo que arguyen los funcionarios macristas es que mediante el programa de "pasajeros frecuentes" quienes realicen 44 viajes por mes, se les descontará de la SUBE o Monedero $ 4,50 por los primeros 20 viajes; $ 3,60 para los diez siguientes; $ 3,15 para los otros diez, y $ 2,70 para los cuatro restantes. De esta manera, a lo largo del mes pagarán una tarifa promedio de $ 3,83 por viaje, un 9,29% de suba con respecto a los $ 3,50 de la actualidad. Pero como ya mencionáramos, este programa sólo podría ser utilizado por el 12% de los usuarios del SUBTE.
La difusión de este supuesto beneficio para pasajeros frecuentes intenta ocultar que en los últimos dos años el aumento de la tarifa del SUBTE ha llegado al 400%, sin que nada en Argentina justifique un aumento de ese tenor, ni los aumentos de salarios, ni obras de infraestructura, ningún parámetro lo justifica. El boleto a inicios de 2013 costaba $ 1,10 pesos, luego aumentó a $  2,50 y cerró el año a $ 3,50.
El PRO pretende un "SUBTE para pocos" en el que los pasajeros sientan que viajan mejor como consecuencia de la disminución de usuarios y no de las inversiones, ni como consecuencia de la vieja promesa de construir 10 km de subtes por año.
En todas las grandes ciudades del mundo se desarrolla e incentiva el uso del SUBTE, en la Ciudad de la Furia, en cambio, Macri y el PRO hacen lo posible para que cada vez menos pasajeros opten por el Subterráneo.

No hay comentarios:

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog