viernes, 23 de agosto de 2013

EL PENSAMIENTO VIVO DEL PRO

Ciudad

Mensaje a los metrodelegados: “Los usuarios los odiamos”

Por Redacción Noticias Urbanas / 23 de agosto 2013

La candidata a diputada por el Pro, Laura Alonso emitió un mensaje a los trabajadores vía Twitter. Desde el Gobierno habían criticado la actitud de los metrodelegados más temprano.

Polémica en Twitter
Sumándose al conflicto por el paro en la línea B y la disputa entre el Gobierno y los metrodelegados y tras los dichos de Macri, Rodríguez Larreta y Piccardo, la diputada y candidata del Pro, Laura Alonso salió también a criticar la medida y eligió Twitter para realizar su descargo.
“Los usuarios de la línea B los detestamos”, escribió. Y agregó: “Laburen y dejen de hacer política”.
Para las 11 los trabajadores del subte fueron convocados en la sede de la Subsecretaría de Trabajo. Intentarán llegar a un acuerdo para poner fin a la decisión por 24 horas que afecta a miles de usuarios.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Diputada Nacional, Laura Alonso, ha expuesto de manera brutal el pensamiento vivo del PRO sobre los trabajadores y sus organizaciones sindicales. Además de arrogarse una representatividad de todos los usuarios del Subte que no posee.
Ya Mauricio Macri y su Gobierno habían demostrado su incapacidad para gestionar el servicio de subterráneos de la Ciudad y la ineptitud para mantener un diálogo productivo, serio y respetuoso con los trabajadores del Subte.
Más allá de las últimas medidas de fuerza adoptadas por los Metrodelegados, desde que el Gobierno de la Ciudad se hizo cargo de la prestación del servicio de subterráneos el conflicto gremial ha ido en aumento, los accidentes aumentaron, hasta tuvimos descarrilamientos y el único resultado que pudo exhibir Macri, fue la inauguración de dos estaciones de la línea B (a cuyos trabajadores odia Laura Alonso) que comenzaron ha construirse antes de la primera gestión de Macri y que, para colmo, poseen defectos de construcción que hacen inseguro el tránsito de los subtes.
Ahora, la macrista Laura Alonso nos demuestra las razones del fracaso del diálogo entre el Gobierno de la Ciudad y los trabajadores del Subte: los detestan, los odian. Así, no hay diálogo posible, los trabajadores exponen sus reclamos y propuestas y ellos (los funcionarios macristas) exponen su odio.
En realidad, lo que odian y detestan desde el PRO es a las organizaciones de trabajadores que defienden los intereses de sus representados, tal como lo vienen haciendo los Metrodelegados, y no son susceptibles de "arreglos" espurios. Este sindicalismo le pone los pelos de punta a Macri y Laura Alonso, -la misma que se victimizara con el Diputado Larroque- tiene un ataque de sinceridad brutal.
Para el PRO vos sos bienvenido, ahora si sos laburante te ODIAN.

lunes, 12 de agosto de 2013

Carta Abierta a los que hablan de fin de ciclo

Hoy te escribo a vos. Sí, a vos.
A vos, que en el 2009 te emocionaste con los votos de "alica - alicate", que te emborrachaste esa noche en la que Néstor perdía las elecciones en la Provincia de Buenos Aires.
A vos, que hoy gastas a cuenta y ya festejas el fin de ciclo, que decís que ya se acabó el "kirchnerismo".
A vos, que erigís como líderes a los nuevos triunfadores, todos liderazgos efímeros que duran lo que duró tu querido Francisco De Narvaéz.
A vos, que todas las mañanas lees a los amanuenses del Grupo Clarín para después poder discutir con tus compañeros de laburo o de estudio.
Te digo: no festejes a cuenta, todavía falta mucho para octubre y mucho más para el 2015. No empieces la cuenta regresiva que nada está por terminar.
A vos te digo: No te olvides que nos diste por acabados hace cuatro años y en el 2011 nuestra Presidenta fue electa con el 54% de los votos.
A vos que nos odias  y ya vaticinaste que llegaba el fin, no te olvides que nosotros GANAMOS UNA DÉCADA para todos y todas.
A vos te digo: Que nosotros vamos a seguir militando como todos los días, que de acá a octubre vamos a ser más, que después de octubre vamos a militar mucho más todavía. Que vamos a seguir construyendo la fuerza política que defiende la DÉCADA GANADA y que VA POR LO QUE FALTA.
Somos el Frente para la Victoria, somos la fuerza política de Néstor y Cristina, no nos van a vencer así nomás porque Néstor nos demostró que ni la muerte lo pudo derrotar, igual que Evita.

domingo, 11 de agosto de 2013

Las PASO y Suecia

A propósito de una interesante conversación entre el "politólogo sueco" de Mario Wainfeld y Fernando Melillo, dirigente del Movimiento Evita Capital....

Por Fernando Melillo *
En estos últimos días de campañas y spots repiquetearon algunas palabras y frases: “inseguridad”, “pobreza”, “desigualdad”, “los problemas de la gente”... Absorto estaba en ello cuando se me ocurrió indagar por Internet para ver cómo andamos sobre estas cuestiones en el mundo entero. Consulté diversos rankings de países: por menor índice de criminalidad, por menor percepción de corrupción, por menor desigualdad de género, por índice de desempeño ambiental, por patentes per cápita, por habitualidad de lectura, por igualdad de ingresos (GINI), por índice de desarrollo humano ajustado por desigualdad (salud, educación y calidad de vida general en términos reales) del PNUD. Para mi sorpresa, un solo país en el
mundo aparece rankeado siempre en las primeras cinco posiciones: Suecia. ¡Epa! Y eso que allí no todo está tan bien, como conozco por mis placenteras lecturas de Henning Mankell y su Kurt Wallander, o Stieg Larsson y su Millenium o Asa Larsson y su Rebecka Martinsson. Inmediatamente se me ocurrió un atajo para ahorrarme horas de fatigosa investigación sobre las razones del “éxito sueco”. Lo consultaría directamente con el politólogo sueco amigo de Mario Wainfeld, que de paso y cañazo, como lleva años aquí con su tesis de doctorado, ya maneja nuestros códigos y peculiaridades. Así lo hice. Lo que sigue es la síntesis de tan fecundo diálogo: –Imagino que siendo Suecia un país democrático y desarrollado del Primer Mundo, tan fantástico progreso se debe haber correspondido con una diversa, abundante y saludable alternancia en el poder –comencé preguntando. –Mirá –contestó–, de los 70 años anteriores al 2003 (de ahí en adelante toda mi libido, intelectual y de la otra, agregó mientras me guiñaba un ojo, se concentró en Argentina) los socialdemócratas gobernaron durante 61. –¡61 sobre 70! –exclamé–: ¿Quiénes, unos socialdemócratas tipo Hermes Binner o Margarita Stolbizer? –No, pará, a ver cómo te explico. Mirá: en 1921 consiguieron el sufragio universal con el voto de las mujeres incluido. Como son amplia mayoría en la poderosa Confederación Sueca de Trabajadores, a partir de los años ’30 le hicieron, diríamos acá, un 2 a 1 con el Estado a la Confederación Sueca de Empresarios, que tomó forma con el Acuerdo de Saltsjöbaden. Y fueron llegando los subsidios de desempleo, las vacaciones pagas, la atención médica y odontológica, más y más puestos de trabajo y distribución de ingresos, mejor reparto de la torta. En los años ’50 invirtieron en educación e investigación y concretaron un sistema jubilatorio universal. En los ’60 lanzaron un programa para construir un millón de viviendas, y más escuelas y hospitales. Para cuando nací, en los ’70, toda la población estaba incluida, con sistemas de asistencia social del primer al último día de la vida, con educación gratuita y subsidiada en todos los niveles y seguro de desempleo. En fin (y puso cara de politólogo en vías de doctorado), el Estado de Bienestar sueco se ha caracterizado por un alto nivel de protección social basado en los principios de cobertura universal y solidaridad, en un amplio sector público, en una reglamentación del mercado de trabajo sobre la base de convenios colectivos... –¡Ya está, ya entendí! –dije, respiré hondo y fui por más–. Entonces fueron ciclos largos, con continuidad en las políticas. ¿Pero en los mandatos qué? Vos me entendés. ¿Cuánto duraba el number one? –La escuela primaria la terminé hace mucho, dijo. Googleó la cronología de gobiernos suecos y empezó a enumerar: –en 1932 asume Per Albin Hanson hasta que se murió, en 1946. Es elegido como primer ministro y líder del partido Tage Erlander, que gobierna durante 23 años. En 1969 ambos cargos son para Olof Palme. Siete años después pierde las elecciones. Pero las vuelve a ganar en 1982 y ejerce el poder hasta 1986, en que es asesinado. Lo reemplaza Ingvar Carlsson que gobierna hasta 1996, con un interregno de 3 años con los socialdemócratas en la oposición. El recambio es Goran Persson por otros 10 años hasta 2006. –En fin –le dije a modo de despedida–, Suecia es Suecia, está tan lejos, bien al norte, hace frío... –Y la pelirroja progre y kirchnerista allá no se consigue –agregó saludándome, cómplice. La morocha presidenta, tampoco, me quedé pensando.
* Dirigente del Movimiento Evita Capital.

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog