martes, 3 de septiembre de 2013

NEPOTISMO PRO

En el PRO hay preferencia, por parte de sus jefes o funcionarios públicos, para designar o colocar en las listas a sus propios familiares. 
La metodología de colocar a los tuyos aprovechando tu cargo o posición en la Administración Pública no es algo nuevo dirán algunos, pero resulta dable destacar cuando quienes actúan de esa manera se hacen llamar "lo nuevo", o simplemente se dicen que vienen a oxigenar la política y que no tienen los vicios de la "vieja política".
Así ha sido que el Jefe de Gobierno designa a su primo para encabezar el PRO bonaerense, que el Ministro de Hacienda de la Ciudad coloca a su esposa como Diputada de la Ciudad y en la estratégica Comisión de Presupuesto de la Legislatura porteña, el Jefe de Gabinete coloca debajo suyo en la estructura de gobierno a su hermano y, ahora, el Diputado porteño Jorge Garayalde, al tener el impedimento legal de la reelección, busca colocar a su esposa en la lista de Diputados de la Ciudad.
Sólo por citar algunos casos es que se señala a los más importantes, hablamos de Mauricio y Jorge Macri, de Horacio y Augusto Rodríguez Larreta, de Néstro Grindetti y Karina Spalla, y, ahora de Garayalde y Carolina Barone.
El nepotismo reduce al PRO a un partido de pocas familias y amigos del secundario de Macri que hoy gobierna la Ciudad de Buenos Aires y nos demuestra la falta de equipos de gestión, de estructura partidaria seria y, por supuesto, falta de militancia. Todo ello nos da, un grupo que ha tomado a la Ciudad como botín para luego tratar de trascender al resto del país contratando los favores de cómicos, ex árbitros de fútbol u otras figuras medianamente conocidas con ganas de jugar a la política.
El nepotismo es PRO y como dijera algún amigo, "la nueva política es el verso más viejo de la vieja política".

No hay comentarios:

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog