lunes, 25 de octubre de 2010

NO SEA PELOTUDO, DÉJESE CENSAR

El próximo miércoles 27 de octubre se realizará el Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda. Es la movilización civil de mayor envergadura que encara un país, por la cantidad de recursos humanos y materiales que involucra.

Este esfuerzo implica no sólo la inversión de millones de pesos que el Estado realiza, sino la movilización de 650.000 censistas, la mayoría maestros que, con gran dedicación tocarán todos los timbres del país (en muchos lugares golpearán las manos).

El censo se realiza cada 10 años, en los años terminados en 0, conforme a las pautas establecidas por la ONU, a la cual este año adhieren alrededor de 60 países, además de la Argentina.

La implementación del censo se encuentra descentralizada, quienes se encargan de llevarlo a cabo son las respectivas provincias a través de las Direcciones Provinciales de Estadística, y éstas dependen del Poder Ejecutivo local. Los datos obtenidos en cada provincia y municipio serán de utilidad tanto para la propia jurisdicción, como para la Nación en su conjunto. Estos datos constituyen un insumo fundamental para la implementación de las políticas públicas de los próximos tres períodos de gobierno nacional, provincial y municipal, más allá del color político que tengan. Es por eso que se trata de una cuestión de Estado y no de gobierno.

Por otra parte, el Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda es un mandato constitucional (Arts. 45 y 47 CN) indispensable, para determinar la cantidad de representantes de los ciudadanos en el Congreso Nacional y las legislaturas provinciales y municipales. Boicotear el Censo es también restringirle la representación democrática a las nuevas generaciones que se incorporaron a la vida ciudadana en los años precedentes, además de negarle a los próximos tres gobiernos de las distintas jurisdicciones (Nación, Provincias y Municipios) la posibilidad de contar con información de base para la implementación de políticas públicas, así como también afectará sensiblemente, y por 10 años, a todos aquellos que tendrían que ser sujetos de las mismas en materia de salud, educación, trabajo, migraciones y vivienda. Los inversores privados por su parte, tampoco contarán con suficientes herramientas para decidir sus negocios.

No obstante todo ello, hay sectores de los grandes medios de comunicación y unos muchos Diputados el Grupo A que intentan boicotear el Censo 2010. Las excusas o argumentaciones van desde los problemas de seguridad (como abrirle la puerta a cualquiera) o la falta de confiabilidad de los datos del INDEC. Los formularios se encuentran en la página web del INDEC y los censistas estarán debidamente identificados. NO SEA PELOTUDO Y DÉJESE CENSAR.

El Censo es una política de Estado, que debe estar al margen de la política partidaria y de las intenciones maniqueas y mezquinas de quienes anteponen sus intereses de corto plazo a los destinos de nuestro país.

3 comentarios:

el arista arrepentido dijo...

Yo me censo, carajo.

Uriel dijo...

Qué campaña pelotuda esa del "censo del miedo". Yo también me censo.

Patry dijo...

Ya presentaron las credenciales, no se pueden truchar, los censistas son en su mayoría docentes y estudiantes universitarios... déjense de joder y no sean pelotudos, déjese censar

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog