martes, 3 de agosto de 2010

Si no fuese Macri de qué trabajaría

Repetidas veces se ha dicho y se ha informado acerca del procesamiento firme en sede penal de Mauricio Macri por el caso de las escuchas ilegales. También, mucho se ha hablado respecto de si conformación de una Comisión Investigadora Especial o iniciación del procedimiento de Juicio Político.
De lo que poco o casi nada se habla es de las consecuencias que tendría para una mujer o un hombre común un procesamiento firme en sede penal. Veamos algunos ejemplos:
  1. La Ley 471 (Ley de Empleo Público de la Ciudad) establece en su Artículo 7º -Condiciones de Admisibilidad- que no pueden ingresar a la Administración Pública de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires "...Quienes hubieran sido condenados o se encuentren procesados con auto de procesamiento firme situación procesal equivalente por delito contra la Administración Pública Nacional, Provincial, Municipal o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o estuvieren afectados por inhabilitación administrativa o judicial para ejercer cargos públicos". Es decir que Mauricio Macri no podría ser empleado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires pero sí puede ser Jefe de Gobierno, una incongruencia del ordenamiento vigente.
  2. La Ley Marco de Regulación de Empleo Público Nacional (Ley 25.164) establece que no podrá ingresar a la Administración Pública Nacional el que tenga proceso penal pendiente que pueda dar lugar a condena por delito doloso, hasta el cumplimiento de la pena privativa de la libertad, o el término previsto para la prescripción de la pena. Entonces, Mauricio Macri tampoco podría ser contratado por el Estado Nacional.
Si Mauricio Macri no fuese quien es, y saliera a buscar trabajo después que fue confirmado su procesamiento no podría trabajar ni en la Ciudad, ni en el Estado Nacional. La misma restricción existe en las universidades nacionales y en los estados provinciales. Pese a la gravedad que representa un procesamiento penal para una persona común, Mauricio Macri continúa minimizando y ninguneando las acusaciones que pesan en su contra.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Increíble, puede ser el Jefe de gobierno pero no empleado

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog