martes, 27 de julio de 2010

SE VIENE "LA INVESTIGADORA" CONTRA MACRI

El pasado martes 20 de julio, el macrismo hizo pesar su número en la Legislatura porteña y logró frenar el intento opositor de crear una comisión investigadora para analizar la conducta del Jefe de Gobierno en el caso de las escuchas telefónicas ilegales. También desactivó temporalmente un pedido de licencia y otro de juicio político.
Con 20 Diputados presentes el PRO impidió que la oposición logre los dos tercios de los legisladores presentes para aprobar el proyecto del Diputado Kravetz sobre tablas.
En un inesperado giro, 24 horas después, el mismo Mauricio Macri solicitó a sus propios legisladores que promuevan su Juicio Político.
Ese mismo día, la Legislatura porteña decidió que tanto los proyectos de creación de una comisión investigadora, como los de citación al Jefe de Gobierno y pedidos de licencia, como así también, los de promoción de juicio político se debatan en el recinto el próximo 12 de agosto en Sesión Ordinaria.
Desde ahí en adelante la oposición se debate en dos cuestiones. Una es acerca del procedimiento formal para que se inicie o se promueva el juicio político. Otra es entre la oportunidad política para su inicio y la creación de una Comisión Investigadora.
Respecto de la cuestión procedimental los debates demuestran poco apego a la letra de las normas vigentes y a las opiniones doctrinarias mayoritarias, debate que esclarece el blogger Mendieta, con quien coincidimos aquí, y que hoy el diario BAE trata de manera muy seria.
La otra cuestión que hace a la oportunidad, mérito y conveniencia del juicio político o la comisión investigadora resulta claro que la jugada de Macri es de un cinismo de proporciones que imagina un juicio político abreviado y veloz que le asegure un 2011 de campana electoral sin sobresalto, para lo cual sus Diputados y Diputadas apurarán las definiciones mientras sus abogados fatigarán los tribunales federales con chicanas y dilaciones para evitar el juicio oral. No aparece, entonces, como la mejor opción para los opositores, salvo que se decidan a confrontar las pruebas y argumentos que existen en contra de Macri con la débil e insostenible tesis PRO. Esto requiere que "la política" ocupe la centralidad de la cuestión, y "lo judicial" pase a un segundo plano. Los opositores debieran aceptar el desafío macrista y demostrar lo que todos ya sabemos, hubo un montaje de un aparato de espionaje en el seno de la Policía Metropolitana y eso configura "mal desempeño". Hay que ver como reaccionan los integrantes dudosos del Bloque PRO ante la contundencia de los hechos. Esta opción pone a prueba la seriedad y fortaleza de la oposición en la Ciudad. La Comisión Investigadora, en cambio, no obsta a que luego de finalizada su labor se promueva el juicio político a Mauricio Macri y el plazo para actuar lo puede establecer la propia Legislatura cuando se apruebe su creación. Asimismo, la Comisión Investigadora a crearse debe contar con integrantes de todos los bloques, lo que garantiza la participación de aquellos bloques parlamentarios minoritarios.
La pelota está en la Comisión de Asuntos Constitucionales que debe dictaminar la semana próxima. Ahí, sus integrantes deben aprobar el despacho de creación de Comisión Investigadora que debe ser tratado el próximo 12 de agosto. La Constitución de la Ciudad establece en su Artículo 83 que la Legislatura puede crear comisiones investigadoras sobre cualquier cuestión de interés público y respeta la representación parlamentaria.
Todo indica que habrá Comisión Investigadora y, probablemente y en paralelo, el PRO insista en el Juicio Político. Macri está jaqueado y coloca, también, a la Ciudad en jaque.

2 comentarios:

el arista arrepentido dijo...

Tendrán que hacer política de cara a la sociedad, de frente a los porteños que vamos a estar del otro lado de la TV mirándolos y luego los interpelaremos en las urnas. Yo creo que la oposición tiene miedo de no estar a la altura de las circunstancias y, en eso coincido, es hora de que "la política" le diga a Macri que lo que está haciendo no se hace, que un Jefe de Gobierno no puede andar mandando a espiar a la gente.

Anónimo dijo...

Hay que mandar a estudiar a unos cuantos legisladores, jajajaja!!! Oficialistas y opositores.

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog