lunes, 10 de mayo de 2010

LA POLÍTICA EN BUENOS AIRES ES VIRTUAL

La política en Buenos Aires ya no se discute en sus ámbitos institucionales, ni transcurre por los carriles institucionales debidos... "Qué falta de respeto, qué atropello a la razón..."
Estamos asistiendo a una inusitada crisis institucional en la que las máximas autoridades de la Ciudad están acusadas de ser parte de una red criminal de espionaje ilegal. Estamos en una situación donde el nivel de exigencia a los actores políticos y económicos debería ser muy alta.
Por ello, en plena crisis, el papel de la política tendría que centrarse en los problemas acuciantes de la Ciudad donde una fuerza policial nueva está en algunas calles, pero ya sus primeros Jefes están presos. Hombres y mujeres armados, automóviles y motos modernos configuran el explosivo cóctel de una fuerza policial sin conducción y sin una diretiva concreta.
Lo lamentable es que la política porteña se centra en cualquier otra cosa, hoy están más ocupados en montar escenarios mediáticos que en descubrir la verdad de las escuchas ilegales y encontrar a los responsables directos y políticos de tan grave hecho.
Mauricio Macri va a los tribunales a prestar declaración indagatoria y, en vez de contestar la requisitoria judicial, se dedica a interrogar al Juez y a exigir explicaciones. Para ello, monta una conferencia de prensa en la que exibe a todo su gabinete y sus diputados destacando la presencia de la "inocente Gabriela" a su lado y haciéndole comentarios al oído. Macri ningunea la Justicia como lo hizo cuando sus "amigos" lo salvaron de la causa por evasión fiscal.
El Jefe del PRO, con su manera de actuar, horada la credibilidad en las instituciones y politiza una causa penal en la que está hasta la manos. No ha sido tan solo un Juez caprichoso el que lo señala como posible integrante de una asociación ilícita, sino que también otros tres Jueces que integran la Cámara Federal de Apelaciones le han exigido al Juez que lo indague. Macri sabe que no hay defensa jurídica posible y embarra la cancha, politiza la causa y señala a Kirhner como el culpable.
El trabajo sucio en la Justicia se lo deja a quien conoce de memoria los pasillos de los tribunales de Comodoro Py. Guillermo Montenegro, ex Juez Federal, intenta apartar de la causa al Juez Oyarbide intentando recusarlo, recurso que ya fue denegado por la Cámara de Apelaciones y ahora está en estudio de la Cámara de Casación. Todo ello, para evitar declarar ante el Juez. Eso sí, todo lo que no quiere decir ante la Justicia lo dice ante las cámaras y los medios de comunicación, claro, esas declaraciones no traen aparejadas consecuencias jurídicas.
En la misma lógica de ninguneo a las instituciones de la Ciudad de Buenos Aires, Montenegro se presenta ante la Legislatura y el bloque PRO insiste para que, de manera informal, el Ministro dé sus explicaciones ante los Diputados y Diputadas. A todas luces se trataba de una maniobra tendiente a evitar la interpelación del ministro, pero, nobleza obliga, al menos se presentaba ante los represetantes del pueblo de la Ciudad, lugar natural donde, en una Democracia, deben darse las explicaciones políticas del asunto. Montenegro entregó una copia de un escrito que presentó en el tribunal y ratificó que durante la sesión tenía previsto responder "todas las preguntas, tanto sobre la policía como sobre la causa de las escuchas".
Sin embargo, los bloques opositores quedaron descolocados ante la maniobra del Ministro Montenegro y apelaron a un infantil argumento institucionalista para no dar quorum en el recinto y hacer fracasar la Sesión. Desbordados por la situación, los bloques opositores argumentaron que no querían interrogar al Ministro Montenegro en una visita voluntaria sino que entendían que debía responder en los términos de una interpelación. Hay que aclarar que la presencia del Ministro el pasado jueves 6 de mayo no era óbice para que igualmente se vote la interpelación y se realice.
La escena mostraba a un Ministro dispuesto a dar las explicaciones ante los representantes del pueblo y como contracara de un recinto sin quorum, una gran conferencia de prensa donde todos los bloques opositores se manifestaban indignados ante una supuesta patoteada de Montenegro. Muchas cámaras, muchos medios, muchos periodistas el escenario de la política porteña.
Una vez finalizada la conferencia de prensa de la oposición, el PRO y Montenegro ocuparon el mismo lugar y las mismas cámaras, los mismos medios y los mismos periodistas...
Pese a las acusaciones curzadas, la política porteña está hegemonizada por una lógica mediática, efectista y demagógica. A ninguno le importó superar la crisis insitucional de la Ciudad, todos buscaron el mejor rédito mediático. Mejor hubiese sido que el debate se de donde debía, en el recinto de sesiones de la Legislatura.

1 comentario:

el arista arrepentido dijo...

Lamentable la política en Buenos Aires, comparto lo que decís y te agrego dos datos importantes. Hoy Macri salió por Radio Rivadavia y dijo que estaba enamorado; mientras tanto hay miles de docentes a los que les deben 7 meses de sueldo, una barbaridad. A los opositores les faltan reflejos y además, verlos todos juntitos también da escalofríos. Y bueno, así estamos.

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog