jueves, 27 de noviembre de 2008

MACRI INSACIABLE. Solo piensa en eso.

Sólo en eso. Más plata, más recaudación. ¿De dónde? De los bolsillos de la clase media y de los trabajadores. A las empresas, más beneficios, bonos para consolidar la deuda y garantizarles sus acreencias.
Macri sólo piensa en eso. Grindetti, su Ministro de Economía, ejecuta sus deseos.
Al igual que Fernando De la Rúa, Macri adopta recetas recesivas que gravan el consumo en tiempos de crisis, en ese entonces, aumento el impuesto a las ganacias disminuyendo el salario de bolsillo de trabajadores y jubilados. Además, recortó salarios y haberes jubilatorios en un 13%. A De la Rúa ya sabemos como le fue.
Mauricio quiere más plata. El problema es que subir impuestos ante la proximidad de una recesión no parece ser la mejor receta.
En un primer momento, Macri anunció la ampliación de la aplicación del Impuesto al Sello, gravando a los resúmenes de gastos con tarjeta de crédito (0,6 %), a la compraventa de autos usados (2 %) y a las pólizas de seguro de automotores, vida, retiro, robo o incendio (0,8 %).
En definitiva, dicha iniciativa encarecerá todo lo que uno consume haciendo realidad de esa manera la profecía de una próxima recesión. El impuestazo proyectado forma parte de una política recesiva, que afecta a la clase baja y media porteña, pero no toca a los sectores que tienen recaudaciones fabulosas. Además, el ministro Grindetti confirmó que el nuevo impuesto también se aplicará en la medicina prepaga.
El proyecto del PRO es un impuesto a la producción y al consumo, pese a que Macri ha dado marcha atrás con la extensión del impuesto al sello a las compras con tarjetas de crédito, ya que insistirán con los otros aumentos.
En relación a Ingresos Brutos la iniciativa enviada a la legislatura prevé los siguientes aumentos:
La alícuota a la actividad bancaria que pasaría de 4 a 5%.
La de la construcción con un aumento del 1,5 al 3%.
Los hipermercados pasarían del 3 al 3,5%.
La de los contratos de alquileres treparía del 1,5 al 4,5%.
La de los alquileres con fines turísticos la tasa se cuadriplicaría ubicándose en 6%.
El único resultado de estas medidas es el encarecimiento de los servicios ya que el aumento impositivo repercutirá sobre los consumidores y los inquilinos.
Mientras el Gobierno Nacional sigue desarrollando medidas a fin de alentar la economía, Macri sólo pone trabas y pretende llevar a cabo medidas que desalientan el consumo. Todo sea por la caja.
Macri es insaciable, sólo quiere más plata. Pero eso ya lo sabíamos.

3 comentarios:

el arista arrepentido dijo...

impuestazo + impuestazo = Macri

Anónimo dijo...

$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$ que otra cosa?

Lady Macbeth dijo...

Macri aplica la "lógica mene-mata". No se dió cuenta que los 90 son parte del siglo pasado.

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog