martes, 29 de abril de 2008

Licencias truchas



  • Otorgamiento de licencias profesionales sin verificación del certificado de antecedentes penales, que es un requisito ineludible para quienes trabajan como choferes.
  • Entrega de licencias para autos particulares sin libre deuda de infracciones, que se le exige a todo aquel que quiera renovar su registro.
  • Falta de documentación respaldatoria de determinados trámites.
Sí, todo eso sucedió en la Dirección General de Licencias del Gobierno de la Ciudad. El gobierno PRO tuvo que deshacerse de su primer funcionario acusado de corrupción. Todo en el mayor sigilo posible, tanto es así, que recién en el día de la fecha se da a conocer la noticia cuando la renuncia del funcionario macrista ocurrió a principios de abril.
Según informa en el día de hoy el Diario Clarín y otros portales de noticias, la renuncia fue aceptada por el Ministro Montenegro el pasado día 1 de abril, pero todavía, dicha aceptación, no fue publicada en el Boletín Oficial. Es de destacar que todo nombramiento, así como, toda aceptación de renuncia debe ser publicada en dicho Boletín.
Dos muestras de la transparencia PRO. Una consiste en el hecho concreto del desplazamiento del Director General, Roberto Skiba, por la entrega de "licencias de conducir truchas". La segunda consiste, en el vano intento macrista de ocultar los hechos.
"Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio" dice el poeta catalán, y la verdad es que el macrismo tuvo que reconocer que en sus primeros 100 días de gobierno ya tuvo que desprenderse de un funcionario corrupto.
Pero no todo termina ahí, sino que resulta mucho más importante e interesante el saber como llegó Roberto Skiba a ser nombrado Director General de Licencias. Había sido nombrado director de licencias a pedido de su amigo Jorge Wellington Alves. A su vez, Alves es un ex director de Cultura de Boca, a quien Macri, cuando asumió la jefatura de Gobierno, designó como su jefe de despacho, con un contrato de 6.500 pesos mensuales y la misión de manejar su agenda. Es decir, que el hombre de confianza de Macri (el que le maneja su agenda) le recomendó al funcionario despedido.
Hay un funcionario despedido. Hay irregularidades que más que ello, configuran distintos hechos de corrupción. Y todos los caminos conducen a Macri.

1 comentario:

Mirta dijo...

PRO Licencias truchas.
Pusieron de Director General a un miserable ratero.

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog