viernes, 15 de febrero de 2008

¿Un nuevo Banco Ciudad?



La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires prestó su acuerdo al nuevo Directorio del Banco Ciudad que había sido propuesto por el Jefe de Gobierno.
Previo a ello, y en lo que constituyó una de las primeras medidas legislativas de la gestión "Macri", la Legislatura porteña aprobó una reforma a la Carta Orgánica del Banco Ciudad. De esa manera, el macrismo conseguía su objetivo de reducir la cantidad de integrantes del directorio de la entidad. Inicialmente, el proyecto del "macrismo" planteaba cuatro modificaciones centrales en el estatuto del Banco: que el Ciudad tuviera su propia AFJP; que la mitad de las ganancias del banco pudieran ser destinadas para obras de educación y salud -ahora todo el dinero se utiliza para capitalizar al Banco-; reducir el número de directores; y permitirle al directorio, previa designación del Jefe de Gobierno, la contratación del gerente de la entidad por fuera del personal permanente del Banco. Antes de la sanción de la reforma, el directorio estaba compuesto por ocho miembros y un síndico, y el proyecto consensuado reducía el número a seis directores y un síndico. La intención, aseguran desde la filas del PRO era agilizar el funcionamiento del Banco Ciudad.
La fórmula PRO se repetía "Menos burocracia = Mayor Eficiencia", al así como la vieja receta del "ACHICAR EL ESTADO ES AGRANDAR LA NACIÓN".
No resulta oportuno pasar por alto que el proyecto enviado por Macri mostraba los primeros lineamientos de la transformación del banco que se pretende, un nuevo Banco Ciudad, con AFJP propia, con utilidades utilizadas para financiar a la gestión del gobierno, es decir, la posibilidad de descapitalizar el banco. Esas dos reformas no pasaron en la Legislatura.
Sin embargo, gracias a la mentada reforma de la carta orgánica por primera vez, el gerente general podrá ser elegido por fuera del banco y por el Jefe de Gobierno, ya que antes era designado por el Directorio del Banco entre los funcionarios jerárquicos del mismo.
Así las cosas, Mauricio Macri decidió contratar a un ex director de un banco extranjero para ocupar el banco Ciudad. Se trata de Rodolfo Corvi, el ex director general ejecutivo del Banco Itaú, que será quien tome las riendas de la entidad. Corvi tiene más de 30 años en el sector y lo reconocen como un banquero de ley. En diciembre del año pasado arregló su salida del Itaú, tras más de siete años, los macristas lo convocaron para esa función clave. Este contador argentino que pasó antes por JP Morgan y el Francés, piloteó los negocios del segundo banco privado brasileño en el país.
En síntesis, ¿qué cambió en el Banco Ciudad? Al reducir el número de miembros del Directorio (de 8 a 6) Macri ha conseguido un Directorio hegemónico con poder de decisión ligado donde sólo hay un representante de la oposición (es de resaltar que siempre hubo una representación proporcional de todas las fuerzas políticas con representanción en la Legislatura). Además, el Jefe de Gobierno designa un Gerente General que puede no ser funcionario de carrera, con lo cual el Gerente General asume el poder delegado del Jefe de Gobierno en el Banco y ni siquiera tuvo que sortear los controles de la Legislatura, ni ser sometido a audiencia pública.
Todo esto sumado al perfil de las designaciones en el Directorio, que no son inocuas, sino que marcan una clara dirección ideológica resultan ser un alerta en el futuro de la banca pública.
El Banco Ciudad concebido como un instrumento financiero ágil y moderno al servicio de los vecinos de la Ciudad, de los contribuyentes, de su sector productivo y de servicios está en peligro. Está en peligro porque va a estar conducido por quienes han pregonado las ideas de la mínima intervención del Estado en el Economía; por quienes han defendido la política privatista del gobierno menemista que condujo a la privatización de la mayor parte de los bancos provinciales; por quienes provienen del sector financiero privado y por tanto -en coincidencia con sus ideas- van a buscar transformar al Ciudad en una entidad más de las existentes.
El banco como dinamizador de los sectores más vulnerables de la Ciudad, como entidad que inserte en el mercado financiero a aquellos sectores que no tienen acceso al crédito bancario o que no poseen vivienda propia pronto será un recuerdo.
Todo muy PRO.

4 comentarios:

Herta Oberheuser dijo...

Se siente, se siente, Cavallo esta presente...

El arista arrepentido dijo...

Achicar el Estado es Agrandar la Ciudad, Mauri dixit

Donde hay un mango viejo Gómez dijo...

Que esperaban? Que nombre a Patricia WALSH en el Banco? A mi me parece que la idea de MAcri será convertir al banco en una gran entidad financiera en la que será muy difícil acceder al crédito y eso se justificara diciendo que están resguardadndo el patrimonio público, ahora si no podemos usufructuar de él, para qué sirve?

lady Macbeth dijo...

Macri¿tiene "ideas"?, o simplemente las"recicla".
Un besito para Herta.

GRACIAS NÉSTOR, FUERZA CRISTINA

Archivo del blog